laopcionnota
Siembran odio, cosechan muertos

Siembran odio, cosechan muertos

Columnas miércoles 07 de agosto de 2019 - 00:39


Decir que el tiroteo del pasado fin de semana en El Paso, Texas, fue el último en la era de Donald Trump es como creer que de la noche a la mañana se convertirá en el presidente de los Estados Unidos más afable de toda la historia de ese país. Trump trae en su ADN el racismo, la homofobia, el odio hacia quienes cree son inferiores a él, sobre todo, a los de habla hispana, por lo que en unos días más volverá a su violento discurso que ya causó la muerte de varios mexicanos.

El discurso político es, precisamente, el arma letal para que fanáticos en todo el mundo se conviertan en homicidas, en asesinos calculadores y fríos que piensan que con matar gente diferente a ellos salvarán a sus países. México tenía que haber condenado con más energía los hechos ocurridos en el Walmart de El Paso, donde murieron ocho mexicanos y resultaron heridos más de una decena de personas que esperaban su turno para comprar los útiles escolares de sus hijos. Lamentar no es suficiente.

Para los mexicanos el autor intelectual del asesinato es Trump, quien ha usado su incontinencia verbal para agredirnos, para acusarnos de todos los delitos que le revolotean en su enferma mente. De narcotraficantes, ladrones y violadores no nos ha bajado; cada que puede nos insulta e incita a su pueblo a odiarnos: aquí los resultados.

No entiendo el temor del Gobierno federal a llamar por su nombre a las cosas, ahora no solo tenemos que aguantar que nos conviertan en su policía migratoria, también tenemos que disculparle a Trump que por su racismo maten a nuestros compatriotas

Mejor el expresidente Barak Obama fue contundente: “Deberíamos rechazar por completo el lenguaje que sale de la boca de cualquiera de nuestros líderes que alimente un clima de miedo y odio o normalice los sentimientos racistas”. Eso es lo que nos hubiera gustado escuchar por lo menos de labios del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Demandar al asesino de nuestros paisanos y pedir su extradición es una verdadera tontería, sería unomás de los miles de delincuentes que están en las cárceles mexicanas moviendo los hilos desde la prisión y mantenidos por nuestros impuestos. En Texas, olvida Ebrard, existe la pena capital.

Me entristece ver como un joven de tan solo 21 años se convirtió en unos segundos en asesino inmisericorde, todo porque a lo largo de los casi cuatro años de gobierno de Trump escuchó el discurso racista en contra de los mexicanos; quería, lo dijo en su carta-motivo, salvar a EU de los delincuentes que van a su país a robarse lo que es de ellos.

Hago votos para que esta lamentable acción sirva de escarmiento a quienes nos gobiernan, no es dividiéndonos como cambiarán al mundo, no es generando odio como pasarán a la historia, quien siembra odio cosechará muertos.

•Egresada de la escuela de PCSG. Exdiputada
constituyente. Defensora de los animales y
fundadora de "Ángeles Abandonados".


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Lotes del delitoColumnas
2019-08-16 - 03:48
Sueños y recuerdos de Lezama LimaColumnas
2019-08-16 - 03:44
Cuando el interés ya no es suficienteColumnas
2019-08-16 - 03:39
IngresosColumnas
2019-08-16 - 03:35
Línea 13Columnas
2019-08-16 - 03:32

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-