facebook comscore
Sobre las elecciones en China

Sobre las elecciones en China

Columnas miércoles 30 de octubre de 2019 - 09:08

En el imaginario sobre China yace la imagen influenciada principalmente por medios occidentales; una nación con un gobierno autoritario, comunista, y una sociedad sin Facebook, Twitter, Instagram o WhatsApp. También la literatura académica ilustra una nación sin sociedad civil, sin derechos humanos y reprimida. La cobertura ideológicamente cargada ha opacado otras características sobre el funcionamiento político, económico y social de China, mientras que la discrecionalidad de su gobierno sobre los procesos del mismo, tampoco ha contribuido a un mejor entendimiento sobre el país. Sin embargo, es necesario, en el contexto actual desmitificar el imaginario, y aprender sobre otras formas de comportamiento social y político, y para ello quiero contribuir con información sobre las elecciones en China.

En 1978, Bajo el mandato de Deng Xiaoping, China se incorporó a la dinámica del mercado internacional tras un período caótico en el que la hambruna, el caos y el Partido Comunista de Mao Zedong gobernaron. Con el objetivo de generar crecimiento económico y llevar desarrollo a las zonas rurales, el gobierno de Deng Xiaoping planteó programas piloto que impulsarían la modernización en el país. Uno de estos programas fue el de 'Fortalecimiento de las Funciones de las Autoridades a Nivel Local'. La relevancia del programa es que, a través de ceder capacidades de gestión y recursos económicos a las unidades administrativas más pequeñas en China, equivalentes a nuestros consejos de barrio o colonia en la CDMX, las autoridades lograron definir agendas locales para trabajar en soluciones a necesidades inmediatas de las localidades.

Al ceder recursos económicos a estas unidades, la corrupción se convirtió en una preocupación. Así, a lo largo de la década de 1980, se introdujo la figura del voto para la selección de representantes locales, mismos que administrarían estos recursos cedidos a las autoridades locales y representarían a las localidades ante el Congreso del Pueblo Local, órgano legislativo chino equivalente nuestros congresos locales.

Se determinó que los habitantes tendrían derecho a nominar a cualquier individuo de su comunidad y elegir por medio del voto secreto a uno de los nominados como representante ante los mencionados órganos legislativos locales. La implementación del voto dio lugar a una ola de investigaciones sobre China que celebraba la democratización del país en términos occidentales.

Sin embargo, las elecciones en China tomaron un rumbo particular no alineado con los sistemas multipartidistas de occidente. Este mecanismo, en cambio, se instaló como un sistema que, según los ciudadanos chinos, favorece la meritocracia, la rendición de cuentas y evita los problemas políticos de las democracias multipartidistas.

En cuanto a la meritocracia, esta se ve favorecida, porque al tener China un sistema unipartidista, la persecución de una carrera política sólo se puede dar a través del Partido Comunista Chino. De tal manera que los representantes locales dependen de su desempeño y de los resultados obtenidos en materia de crecimiento para la consecución de carreras políticas.

Como ejemplo, Xi Jinping, antes de llegar a ser el mandatario de China, fue electo como representante de una localidad al interior de Shanghái, luego nominado y votado favorablemente para ser miembro del congreso local de Shanghái y posteriormente fue promovido 14 veces, escalando su posición en el Partido hasta llegar a la élite del mismo y asumir la presidencia de la República Popular China en 2012. Así, Xi Jinping escaló a través de 16 promociones, siendo las primeras por medio de elección popular y las últimas con base en su desempeño político y su relación con los miembros del Partido. En este sentido, la carrera del actual mandatario está construida con base en los méritos qué logró con la sociedad en un principio y con el Partido en lo subsecuente.

En cuanto a la rendición de cuentas, los representantes locales no solo tienen que probar su capacidad para implementar programas que incentiven el crecimiento económico y el desarrollo en las localidades, sino que también, a los ojos del Partido es muy importante que los representantes se encarguen de evitar cualquier manifestación de descontento social, para lo que es obligatorio que organicen asambleas locales por lo menos una vez al año para informar sobre los resultados obtenidos y para incluir las peticiones de la gente en las agendas locales.

Finalmente, la opinión de los ciudadanos chinos es que este esquema de elecciones a nivel local dentro de un sistema unipartidista evita los problemas de las democracias liberales. De acuerdo con opiniones de individuos de diferentes sectores de la sociedad, el Partido trabaja y genera políticas en favor de China por lo que aquellos que aspiran a una carrera política deben encaminar sus acciones hacia el beneficio de la nación. Para los chinos la pregunta no es qué Partido o ideología es mejor, sino quién es mejor para el Partido, pues del Partido depende la estabilidad económica y política del país.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Entre dimes y diretes Guns N’ Roses al Vive Columnas
2019-11-21 - 23:33
Sin moche Columnas
2019-11-21 - 23:13
Desfile para unos cuantos Columnas
2019-11-21 - 22:55
Tiraditos Columnas
2019-11-21 - 22:47
Información y etiquetado de productos Columnas
2019-11-21 - 22:46
Transparencia como rendición de cuentas Columnas
2019-11-21 - 22:43
+ -