facebook comscore
Solo Vemos

Solo Vemos

Columnas lunes 09 de septiembre de 2019 - 02:36

Nos hemos vuelto más egoístas y solitarios. Caminamos ignorando lo que vemos, a excepción si podemos fotografiarlo o grabarlo para captar la atención de quienes nos siguen en redes.

▶ Porque obvio vemos pasar tantas cosas, situaciones y personas durante el día que hemos creado un filtro que excluye todo eso que en realidad, no nos interesa, no va con nosotros o sabemos que no será tan bien recibido con Likes, Retweets o uno que otro comentario.

La semana pasada les hablé de la memoria selectiva, esa acción en donde decidimos recordar visualmente solo lo momentos alegres y no los tristes.

Pasa lo mismo con la dureza de la vida o los problemas de la sociedad.

Hoy en día los psicólogos han puesto un nombre a esto y es el Bystander Effect o en español el efecto espectador, el cual describe que cuando vemos o somos testigos de una pelea, un asalto , o una persona tirada en el piso justo en medio de las calles más transitadas que no sabemos si es porque no tiene casa, está drogado, le dio un infarto o en su demencia decidió acostarse y tomar una siesta, no hacemos nada porque creemos que alguien más lo hará.

El ajetreo en el que nos hemos acostumbrado, sobre todo los que vivimos en urbes cosmopolitas, como la Ciudad de México conocemos bien sobre caminar sin ver o prestar atención al otro, por el simple hecho de que tenemos demasiado en qué pensar.

Entonces nos volvemos espectadores y como nadie más hace algo por esa gente en el suelo, pues uno asume que tampoco lo hará.

Kai Pfaffenbach, es un fotoperiodista alemán que ha aprendido a ser paciente a la hora de salir a hacer su trabajo, ha comprobado que hay que estar tranquilo para poder observar lo que ssucede alrededor y esta imagen lo corrobora.

Los temas que cubre mayormente son los relacionados con deportes, conflictos y breaking news, pero al ver su trabajo puedo observar que más allá de reportear, sabe contar historias a través sus fotos.

Este momento que capturó, fue en la calle Argyle, en el distrito de Mong Kok, en Hong Kong, como si fuéramos por el cruce de Madero en el centro.
Unos van hacia allá, otros para el lado contrario y aunado el caos urbano, hay grupos de jóvenes que se detienen a charlar, a esperar a alguien más, a reír o simplemente a esperar.

Ante este hombre que está tirado en el suelo sobre una caja de cartón, y el tazón de lado, suponemos que es un desposeído, pero ¿alguien sabrá si está vivo?

A qué punto hemos llegado que podemos “pasarla bien” o por lo que pueda interpretarse la sonrisa de la joven de fondo recargada en el poste, hacer que solo lo que nosotros hacemos importa.

▶ Leyendo sobre Kai, llego a coincidir con él en que una buena foto es la que alude algún tipo de emoción a quien la ve, ese tipo de fotografías que dice más que mil palabras.

Esta es una de ellas, porque nos deja claro que hemos decidido ser espectadores de lo que nos conviene, y tristemente nos ha llevado a una ignorancia colectiva.

Tw: @lauragarza
Instagram: @lauragarzag
Web: www.lauragarza.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Fin a los moches, empiezan los fraudes Columnas
2019-11-12 - 01:34
Agenda de integridad pública Columnas
2019-11-12 - 01:22
México no es Bolivia Columnas
2019-11-12 - 01:18
Tiraditos Columnas
2019-11-12 - 01:16
El sexo de las ciudades Columnas
2019-11-12 - 02:36
Lamento Boliviano Columnas
2019-11-12 - 02:24
+ -