laopcionnota
Somos víctimas

Somos víctimas

Columnas lunes 17 de junio de 2019 - 03:57


Imagínate que has dedicado toda una vida a luchar por el Pueblo Bueno, por los humildes, que nunca se equivocan, y cuando por fin estás en condiciones de traer el bienestar y la justicia para todos salvo para las clases medias, cuando por fin, como Líder Providencial, como Padre de Pueblos, empiezas a tomar decisiones brillantes como poner una refinería en un manglar o un aeropuerto donde hay un cerro y un basurero de desechos tóxicos, cuando estás a punto, pues, de conquistar los mentes y corazones del mundo, cuando por fin la gente va a empezar a padecer enfermedades baratas, enfermedades-austeridad republicana, y no enfermedades fifí como el Párkinson o el cáncer que cuestan una lanota, y la delincuencia va a comportarse porque tus palabras tienen efectos sanadores sobre las almas rotas por el neoliberalismo que por eso cuelgan cuerpos de los puentes y cortan cabezas, descubres que eres una víctima. Sí, nuestro Presidente Eterno es una víctima, y con él, todo su gabinete. Sus apóstoles.

¿Víctimas de qué?

▶ Del poder judicial, que se empeña en detener la obra gloriosa de Santa Lucía, por nimiedades como la falta de un estudio de impacto ambiental, o la inundación de Texcoco, como si no supieran que, si el lago no va a Mahoma, Mahoma manda hacer un lago.

De los medios, que se empeñan en exponer datos, como si la era machuchona, neoliberal, no hubiera terminado ya, en vez de exponer otros datos, que son lo propio de la democracia verdadera y de un gobierno de rendición de cuentas en el que se acabó la corrupción.

Son víctimas de los 144 mil migrantes que se colaron por la frontera sur como el agua por las grietas, lejos de la mirada de halcón de Olga Sánchez Cordero.

Son víctimas de las sectas religiosas, que engañan a las mentes más brillantes de su generación y se adueñan de Bellas Artes. Menos mal que el Estado va a pagar canales de televisión religiosos para aclarar el entuerto.

Y por supuesto son víctimas de las víctimas de la delincuencia. Vean a mi Cuitláhuac en Veracruz. Vean a mi Cuau en Morelos. Sobre todo, vean a mi Clau en la Ciudad de México. Los acusan, carroñeros, abusivos, grandulones, de que el país está más peligroso que nunca, de que todos los indicadores suben, cuando lo que pasa realmente es que el pueblo ya entendió que se acabó la corrupción policiaca, que las autoridades son a todo dar y que por lo tanto sí puede presentar denuncias. Yeah. Viva la 4T. Lo bueno es que, con una seriedad absoluta, reflejo de su capacidad de planeación, de que lleva a años pensando cómo gobernar a esta ciudad, mi Clau solo tardó seis meses en entender que necesitaba a un agente eficaz para encabezar la Policía de Investigación.

Sí, en la 4T somos víctimas. A eso se deben la huida de la inversión, la caída del PIB, el desplome de la recaudación, los zapes de las calificadoras, la sensación extendida de que el país está en manos de criminales, las pérdidas multimillonarias de Pemex, el desabasto de medicamentos, los apagones de luz. Por eso, nuestro Presidente Eterno tiene todo el derecho de aplicar una estrategia de comprobada eficacia: amenazar a medios y jueces con exponerlos a las multitudes, llamar “cretinos” a quienes se le oponen y recordarnos que mi Clau es víctima de las víctimas, motivo por el cual se merece una porra.

▶ Menos mal que no somos víctimas de Trump, al que le extendemos una mano abierta, fraternal, y algo más: un cheque en blanco.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

SonoraColumnas
2019-09-19 - 04:44
Noticia de un secuestroColumnas
2019-09-19 - 04:42
Petróleo en el Corto PlazoColumnas
2019-09-19 - 04:40
IngresosColumnas
2019-09-19 - 04:38
Línea 13Columnas
2019-09-19 - 04:36
A NegrosColumnas
2019-09-19 - 04:35

+-