laopcionnota
Tirano Banderas
Tirano Banderas

Columnas viernes 31 de mayo de 2019 - 02:31


Don Ramón del Valle-Inclán fue un celebrado escritor español a principios del siglo XX. Cultísimo, ingenioso, arrogante hasta extremos inauditos. Visitó detenidamente México y aquí tuvo la idea de escribir una obra que dio origen al fecundo género latinoamericano de la novela sobre dictadores. El libro se llamó Tirano Banderas.

Tirano Banderas es un caudillo ignorante y autoritario, adorado por las multitudes a las que posteriormente esclaviza como presidente de la ficticia república de Santa Fe. Banderas hace alarde de su desprecio por la técnica “audacia y fortuna ganan las campañas, y no las matemáticas” declara. A los especialistas los considera peligrosos, pues “a los científicos hay que darles puestos fuera del país, adonde su talento no sea perjudicial para la República.”

Su obsesión es distinguirse del resto de la clase política y se llena de elogios a sí mismo en tercera persona. “Santos Banderas no tiene la ambición de mando que le critican sus adversarios. Santos Banderas les garanta que el día más feliz de su vida será cuando pueda retirarse y sumirse en la oscuridad a labrar su predio, como Cincinato.”

Cuando transmite órdenes polémicas, Banderas suaviza el impacto sobre sus subordinados. “Si usted procediese con exceso de celo, cosa siempre laudable, no le costará gran sacrificio presentar la renuncia del cargo. Sus servicios —al aceptarla— sin duda que los tendría en consideración el gobierno.”

En los momentos de crisis por su propia ineptitud, Banderas culpa públicamente a Europa por su legado colonial. “Los estados europeos, nacidos de guerras y dolos, no sienten la vergüenza de su historia, no silencian sus crímenes, no repugnan sus rapiñas sangrientas.

Los estados europeos llevan la deshonestidad hasta el alarde orgulloso de sus felonías, hasta la jactancia de su cínica inmoralidad a través de los siglos… El caucho, las minas, el petróleo, despiertan las codicias del yanqui y del europeo” discurre emocionado.

Banderas no pierde oportunidad de manifestar su respeto por el líder de la oposición, a quien previamente ordenó encarcelar. “Mi señor Don Roque, recién me entero de su detención en El Fuerte. ¡Lo he deplorado! Hágame el honor de considerarme ajeno a esa molestia.

Santos Banderas guarda todos los miramientos a un repúblico tan ameritado, y nuestras diferencias ideológicas no son tan irreductibles como usted parece presuponerlo… en todas las circunstancias, usted representa para mí, en el campo político, al adversario que, consciente de sus deberes ciudadanos, acude a los comicios y riñe la batalla sin salirse de la Carta Constitucional.”

Los liderazgos de oposición lamentan que si logran sacarlo del poder, solamente será para que llegue otra figura similar. “¡Los hombres providenciales no pueden ser reemplazados sino por hombres providenciales!” reflexionan. Tirano Banderas se publicó en 1926. La historia latinoamericana, esa interminable repetición de patrones.



•Internacionalista y analista político:
@avila_raudel

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Los infantiles brillan en nayaritColumnas
2019-06-14 - 04:19
Inicio prometedor en el TricolorColumnas
2019-06-14 - 04:16
Coctel de colores mexicanosColumnas
2019-06-14 - 04:13
El largo adiós de ChandlerColumnas
2019-06-14 - 04:07
¡A quien le hablan!Columnas
2019-06-14 - 04:03
IngresosColumnas
2019-06-14 - 03:59

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-