facebook comscore
¡Todos a la calle!

¡Todos a la calle!

Columnas lunes 16 de diciembre de 2019 - 01:44

El arresto de Genaro García Luna ya dejó salir varios muertos del clóset que permanecían callados, ajenos a lo que le está pasando a su antiguo jefe y rogándole a Dios para que sus nombres no salgan embarrados en la investigación que en Estados Unidos se le hace al exsecretario de Seguridad Pública en tiempos en que gobernaba Felipe Calderón.
Ante la presunción de que el exfuncionario que gozaba de un poder total en las esferas del ambiente policiaco, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó que nadie, ni el más mínimo colaborador de García Luna quede si es que están laborando en su administración. ¡Todos a la calle!
Si de verdad cumple su advertencia el primer mandatario tendrá que iniciar a la voz de ya la búsqueda de nuevos talentos, pues si no todos, la gran mayoría de los que le ayudan en su estrategia de seguridad vienen precisamente de aquella época en la que García Luna era un ejemplo de policía.
De los que se mencionan como excolaboradores del hoy policía en desgracia están Vidal Díaz Leal, Felipe Gallo, Luis Rodríguez Bucio, aunque este ya alzó la mano para decir que él no le rendía cuentas, hasta el actual secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, quien aprendió lo que sabe, según dicen, de don Genaro.
Si Alfonso Durazo, actual secretario de Seguridad de Andrés Manuel López Obrador, cumple con la orden de sacar a todos los que huelan al exfuncionario dejará a la Fiscalía General de la República que comanda Alejandro Gertz, por cierto, compañero de García Luna en el gabinete calderonista, sin elementos humanos para perseguir y procurar la justicia en México.
Insisto: Nadie puede decirse ignorante de las andadas de García Luna como jefe supremo de la policía mexicana, mucho menos Felipe Calderón, incluyendo a quienes hoy nos gobiernan.
Al no tener una gama de opciones para ocupar las plazas en las áreas de seguridad, el presidente López Obrador simplemente agarró lo que sus antecesores tenían, funcionarios que al nivel del que se movían era más que lógico que tuvieran, sino contubernio, si relación con los más afamados capos de la droga.
Por lo pronto Luis Rodríguez Bucio el encargado de la Guardia Nacional se deslindó de García Luna rapidito, no quiere perder el gran honor que significa liderear a un montón de militares para detener a los migrantes centro americanos, pues hasta el momento no han hecho ninguna labora relevante para combatir la inseguridad que nos tiene a todos los mexicanos en constante terror.
También, como señalé en mi columna anterior, falta ver si Genaro García Luna es tan estoico para cargar solito la loza que el gobierno de Estados Unidos le acaba de colocar en la espalda o si suelta nombres y apellidos de quienes se beneficiaron con dinero del narcotráfico.
El guion de la película dio inicio, falta ver el final.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Así avanzan las precampañas Columnas
2020-01-17 - 00:34
Tiraditos Columnas
2020-01-17 - 00:07
Silencio en el Poder Judicial Columnas
2020-01-17 - 01:18
Línea 13 Columnas
2020-01-17 - 01:12
+ -