Trump volverá a atacar a México

Trump volverá a atacar a México

Columnas miércoles 09 de octubre de 2019 - 02:58


Dicen que una bestia se vuelve más peligrosa cuando se encuentra acorralada. Efectivamente, el presidente de Estados Unidos se encuentra acorralado por una serie de fracasos en el ámbito internacional y escándalos domésticos que ponen en peligro su reelección en los comicios electorales de 2020.

En un momento en el que la Cámara de Representantes empieza a investigar sus acuerdos con Ucrania, que involucran al presidente en una conspiración para espiar y manchar la reputación de sus adversarios políticos, el presidente necesitará distraer la atención de sus críticos y de la prensa, además de consolidar a su base con un enemigo común. La popularidad de Trump jamás ha superado el 45% y, en general, se ha mantenido en 39% en estados como Pensilvania, Ohio, Wisconsin y Michigan, claves para su victoria en el colegio electoral, pues su popularidad está en rápido declive por su pésimo manejo de la guerra comercial con China, y por su escandaloso comportamiento público.

La estrategia de Donald Trump será recurrir a la vieja táctica que tanto le ha dado resultados: atacar a la inmigración, en general, y a México, en particular. Y aunque las piezas se alinean en contra del asediado presidente jamás hay que dudar de la fuerza que tiene el miedo en tiempos electorales. La base electoral del Partido Republicano está conformada principalmente por una reaccionaria población evangélica conservadora, rural, y que ve los cambios demográficos, la legalidad del aborto, los avances legales de la comunidad LGBT y los cambios en el ámbito laboral como una amenaza existencial.

Trump ha sabido usar con astucia los miedos de su base electoral, y eso lo llevó a ser el inquilino de la Casa Blanca. Después de la decisiva victoria de los demócratas en 2018 que les otorgó el control de la Cámara de Representantes, y recuperar varias gobernaturas, esto les permitió abrir el caso de investigación y quizás un posible juicio político contra el presidente.

Entre más avance la investigación y los escándalos, las reacciones no se harán esperar y Trump necesitará “algo” para distraer la atención como estrategia de supervivencia. No hay que olvidar que hace unas semanas el presidente amenazó a México con imponer tarifas a sus productos si el gobierno mexicano no controlaba el flujo migratorio de Centroamérica. Al canciller Marcelo Ebrard le tocó la ardua tarea de volar a Washington para tratar de controlar la situación; desde entonces Trump no ha atacado a México e incluso ha congratulado y felicitado al gobierno mexicano pero este rapprochement no destinado a perdurar. La difícil misión que tendrá la administración de López Obrador será manejar con delicadeza, pero al mismo tiempo con dignidad, los ataques de Trump, ya que la estabilidad económica del país depende de ello. Pero también la administración obradorista debe tomar en cuenta que el presidente de Estados Unidos está aislado, y con una muy alta probabilidad de perder la reelección, así que no se debe capitular ante el adversario, y menos cuando éste se encuentra en tan indeseable posición.

•Analista del Southwestern College (EU)

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Siguen las mentirasColumnas
2019-10-11 - 03:57
Línea 13Columnas
2019-10-11 - 03:56
Caminando por la vidaColumnas
2019-10-11 - 03:55
Brindis por José JoséColumnas
2019-10-11 - 03:52
¿Habrá quién defienda al juez?Columnas
2019-10-11 - 03:49
Mujeres en el espacio públicoColumnas
2019-10-11 - 03:47

Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-