facebook comscore
Trump y el Juicio Político

Trump y el Juicio Político

Columnas viernes 20 de diciembre de 2019 - 00:56

Uno de los grandes aportes del pensamiento occidental al mundo es la construcción de los sistemas constitucionales emanados de la filosofía política ilustrada liberal. Generar un conjunto de reglamentos e instituciones que eviten la acumulación de poder en unas solas manos, así como la garantía de que si llegara a ocurrir semejante posibilidad, se active un complejo repertorio de controles de constitucionalidad que eviten la desmesura del poder y sus fatales consecuencias, fue completado gracias a las espantosas experiencias de la Segunda Guerra, en donde se evidenció el costo de mantener frágiles democracias incapaces de enfrentarse al totalitarismo.
La activación de la maquinaria de pesos y contrapesos cuando el Poder Ejecutivo llega a violentar directamente las disposiciones constitucionales, tiene en el recurso del Juicio Político una herramienta.
En su análisis de la constitución de Estados Unidos, Tocqueville asegura que precisamente esta figura coercitiva dirigida hacia el titular del Ejecutivo, comprendida como una sanción administrativa, evita los apasionamientos radicales que tanto habían costado a Europa enfrentándose con los titulares del poder: revueltas, magnicidios y revoluciones, ocasionados por los bandos enfurecidos, jamás representaron algo bueno a las sociedades que terminan siempre pagando las virulencias de sus autoridades tarde o temprano.
Crear una sanción que simplemente degrade en la nomenclatura burocrática al acusado, en caso de ser considerado culpable por el Congreso niega la furia de las huestes sedientas de venganza ante el agravio merecido o no de su líder.
Juzgar al funcionario público esconde, claro está, un miedo justificado al enfrentamiento social, pero asumir una medida relativamente moderada, es un principio fundamental para la manutención de la paz social. En el caso de los sistemas presidenciales como el de EU y el de México, la concentración del poder en el titular del Ejecutivo es tal, que al no tener de suyo un contrapeso del calibre del jefe de Estado y el jefe de Gobierno propio de los sistemas parlamentarios, hace que la necesidad de crear otro tipo de controles a la figura presidencial sea básico para salvaguardar la existencia de la democracia. Efectivamente, la prensa, las asociaciones civiles, los sindicatos, etcétera, son recursos básicos para la supervivencia del sistema constitucional, pero creo que son insuficientes sin una medida coercitiva del calibre del Juicio Político.
D. Trump ya arrojado a las arenas del procedimiento constitucional referido, es la expresión de un límite vital de las democracias occidentales para frenar la apoteosis populista que se ha enquistado en nuestras naciones. Si el voto popular ha estado predispuesto a legitimar la existencia de tiranos carismáticos, es hora de que la constitución active ese magnífico recurso y de una vez por todas restablezca límites, y pesos y contrapesos a una sociedad que aspira a la justicia.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Kobe: Un ascenso legendario Columnas
2020-01-28 - 00:00
Tiraditos Columnas
2020-01-28 - 00:57
Estaríamos mejor con López Obrador Columnas
2020-01-28 - 02:57
Línea 13 Columnas
2020-01-28 - 02:51
El derecho a una sana separación Columnas
2020-01-28 - 00:46
Democracia local: 21 años del IECM Columnas
2020-01-28 - 02:43
+ -