laopcionnota
Una frontera sin fin
Una frontera sin fin

Columnas martes 09 de abril de 2019 - 03:31


La frontera entre México y Estados Unidos es un espacio que nunca es tarde para irlo a fotografiar porque siempre tendrá una escena lista para ser capturada.

El artista visual siempre podrá ir e imaginarse que tendrá un lienzo en blanco sobre sus manos, y él podrá componer y crear la imagen, siempre y cuando tenga paciencia y un ojo muy alerta para entender la dinámica de quien busca desesperadamente cruzar una frontera problemática y desértica contra hombres que se han transformado en cazadores feroces y hambrientos por las presas que apuestan sus vidas frente a sus ojos.

Loren Elliot, es un fotógrafo estadounidense originario de Houston, y cubrir la inmigración, la política, los desastres naturales se ha vuelto su pasión. Lleva poco en el mundo del fotoperiodismo, pero ha pasado mucho tiempo documentando las distintas historias que cruzan de los dos lados de la frontera mexicana y de Estados Unidos.

▶ Su trabajo fotográfico es para verlo con detenimiento, destaca los detalles, los rostros y las emociones de los inmigrantes que se la juegan al cruzar entre desierto y vida silvestre “al otro lado”.

Es un joven fotógrafo que tiene una mirada muy amplia, pocos varones tienen la capacidad de valorar los detalles en un cuadro donde aparecen muchos rostros de mujeres, hombres y niños. Él tiene la paciencia y la conciencia de lo que sienten y sufren quienes aparecen en sus imágenes.



Pareciera que él acompaña a la Border Patrol como si fuera un fantasma y sin importar si la policía logra su objetivo o no, él lo captura. Aunque sea que nos convierta en testigos de cómo un ‘pariente’ esquiva a un policía gringo armado y cayendo en elpiso sin poder detener al joven que se libró de ser arrestado.

Quizá porque el dolor humano es interminable, es que la frontera siempre ofrece mucho material para los fotógrafos, aunque pudiera resaltar, que no todos lo ven y no todos se arriesgan a hacer foto tan elocuente como la de Elliot.

En esta imagen publicada podemos ver a un agente de la Border Patrol buscando algún rastro que le permita cazar a una presa, que quizá él considera débil, pero que en realidad no sabe cuánta ferocidad puede cargar una persona que busca cumplir un sueño para tener una mejor vida.

La fotografía es muy buena, porque tan sólo vemos la mitad del cuerpo iluminado del oficial alumbrando con su lámpara de gran alcance el camino pastoso frente a sus ojos.

Una toma complicada, porque si bien hay que hacer la foto con una velocidad alta y un obturador casi abierto, controló muy bien los pasos
para que pudiéramos observar el rostro del agente y su uniforme aún con detalles y no como una plasta blanca de la misma luz de su lámpara.

▶ A veces estas fotos parecen fáciles, pero hay que cuidar el detalle de que la luz ilumine resaltado los pormenores y no llevándola al extremo en donde se pierdan los colores y las texturas.

Conozco a muchos fotógrafos quehan vuelto de la frontera, pero no han logrado capturar más allá de la rutina diaria de una zona, pocos han sabido inmiscuirse en el rol de los inmigrantes que sufren y apuestan sus vidas por llegar al ‘otro lado’.



Tw: @lauragarza
Instagram: @lauragarzag
Web: www.lauragarza.com

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Cinturón MayaColumnas
2019-04-25 - 02:47
Final Regia que cumpleColumnas
2019-04-25 - 02:44
Popurrí del adiósColumnas
2019-04-25 - 02:41
¿Y si Maduro no se va?Columnas
2019-04-25 - 02:35
Sudáfrica, electricidad y ChinaColumnas
2019-04-25 - 02:25
IngresosColumnas
2019-04-25 - 02:22

+-