facebook comscore
Unión vecinal contra la delincuencia

Unión vecinal contra la delincuencia

Columnas miércoles 04 de diciembre de 2019 - 01:15

Que los primeros eslabones en la cadena contra la inseguridad son los municipios y entidades, dijo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y tiene razón, pero el primero siempre será el ciudadano, y para ello hay que garantizarle que sus demandas procederán, y su voz sea escuchada.
Las células vecinales, la organización entre habitantes de un mismo inmueble, edificio, casa o vecindad, y la unión entre los habitantes de una misma calle, es por donde este país podrá combatir a la delincuencia, se ha dicho a través de muchas voces, y en distintos momentos.
La integración del bien común vecinal y la participación ciudadana son temas que deben impulsarse, para que con la presencia policial se vayan limpiando poco a poco las comunidades, primero, de la delincuencia común, y segundo, se inhiba que jóvenes sean enganchados por el crimen organizado y este siga nutriéndose como un monstruo que le cortan una cabeza y le salen tres. Si desde abajo se atiende el tema, se evita que se escale.
Pero para que el primer eslabón funcione, es necesario que los siguientes, autoridades municipales, estatales y sus policías, hagan su tarea.
Se ha cuestionado sobre las estrategias de combate a la delincuencia, y el silencio es la respuesta porque no hay elementos policiacos, ni balas, ni chalecos, ni capacitación, ni patrullas, ni gasolina para éstas, ni sueldos decorosos, ni recursos financieros, ni expertos que asesoren, ni nada que alcance para enfrentar a grupos delictivos que cada vez usan más violencia para mantener aterrorizadas a esas comunidades, poblados, municipios, ciudades, al país entero.
Parece ser que la respuesta está en los recursos, en las normatividades, y en las reformas de ley, que, aunque son parte de la misma cadena en contra de la inseguridad, la unión ciudadana es fundamental, y para echarla andar como parte de la maquinaria contra la inseguridad, se requiere que haya credibilidad en sus policías, y estos tener convicción en su tarea.
Conozco la historia, entre muchas, de una calle que, a través de reuniones vecinales con presencia de sus patrulleros, consiguieron echar de la zona a un narcomenudista que atrajo a un sinfín de desconocidos, y quien, al ver la unión de esos habitantes, decidió irse a trabajar a otro lugar donde no tuviera que enfrentar resistencias. El trabajo lo hicieron los vecinos y su policía.
Un ejemplo exitoso de esa unión vecino-policía es Nezahualcóyotl, que descendió 70 por ciento sus delitos por medio de esa organización vecinal, y que ahora, a través de la unificación con otros seis municipios, y con ayuda del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional, consiguió la primera compra nacional consolidada de chalecos antibalas con un 50 por ciento de ahorro en su precio. Ese es otro ejemplo de lo que hace la suma de voluntades.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Prensa fifí Columnas
2019-12-13 - 02:02
Tiraditos Columnas
2019-12-13 - 01:41
Mara Gómez Columnas
2019-12-13 - 01:40
Los dos hemisferios de Bárbara Anderson Columnas
2019-12-13 - 01:31
Academia y Desarrollo Columnas
2019-12-13 - 01:30
¿Quién reprime el arte? Columnas
2019-12-13 - 01:24
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -