facebook comscore
Ven resultados magros en lucha contra la corrupción

Ven resultados magros en lucha contra la corrupción

Nación viernes 27 de diciembre de 2019 - 01:45

Instituto Belisario Domínguez afirma que los frutos del combate son modestos porque sólo se usa a la Secretaría de la Función Pública

POR LAURA ARANA
laura.arana@contrareplica.mx

El Instituto Belisario Domínguez concluyó que la política que maneja el Presidente Andrés Manuel López Obrador para combatir la corrupción arroja resultados limitados y modestos, pues solo se apoya de la Secretaría de la Función Pública (SFP) y carece de capacidad para promover acciones fuera del ámbito de la administración; además de que carece de mecanismos de evaluación para darle seguimiento a las acciones que emprenda en la materia.
Asegura que la política del Sistema Nacional Anticorrupción creada en el sexenio peñista, es más “robusta” con “un enfoque de gobernanza” que supera el desempeño del gobierno, además de que cuenta con el apoyo de 41 organismos.
“La política y eje de acción que promueve el Sistema Nacional Anticorrupción peñista cuenta con una visión más integral para la atención de este problema público, asumiendo que es necesario ejecutarlas en distintos ámbitos y por múltiples actores, “de ahí la relevancia del enfoque de gobernanza que adopta”, aseguró el Instituto Belisario.
El estudio -elaborado por integrantes del Área de Sistema Político y Federalismo del Senado-, comparó la política anticorrupción que emprende el Gobierno del Presidente Obrador, a través del Programa Nacional de Combate a la Corrupción y a la Impunidad, y de Mejora de la Gestión Pública 2019-2024 y la propuesta de política del Sistema Nacional Anticorrupción que fue creado en 2017 durante la administración del expresidente Enrique Peña Nieto.
Indicó que el Programa del Presidente López Obrador está focalizado en el ámbito de la Administración Pública Federal. “Esto puede generar resultados modestos dada la complejidad del problema de la corrupción, así como de la capacidad de la propia SFP para promover acciones fuera del ámbito del Gobierno federal”, aseguró.
La estrategia suma esfuerzos con la SFP, Unidad de Inteligencia Financiera, la Auditoria de la Función Pública, la Oficina de la Presidencia de la República, así como el Instituto de Administración de Bienes y Activos.
“El propio diseño de la política del Gobierno federal restringe muchas de las acciones al ámbito de la Administración Pública Federal, considerando que el problema de la corrupción excede esta esfera, es posible que los resultados sean limitados”.
Finalmente, el estudio refirió que ambos instrumentos de política pública contemplan una serie de acciones dirigidas a atender distintas dimensiones de la corrupción tales como la arbitrariedad, la impunidad y el desvío de recursos, sin embargo, “se identifica que existe desconexión entre ambas políticas, así como en el alcance de cada una para atender un problema tan complejo como la corrupción”.
Explicó que la política de López Obrador carece de mecanismos de evaluación, “únicamente se prevén instrumentos de monitoreo que son insuficientes para robustecer la toma de decisiones sobre el curso de esta política”.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

A/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -