facebook comscore
Viajar al sureste asiático

Viajar al sureste asiático

Columnas martes 20 de agosto de 2019 - 03:09

El sureste asiático debe ser la región más encantadora del continente. El viaje comenzó en Tailandia, dentro de su exotiquísima capital Bangkok.

Con ese inconfundible bullicio de las grandes metrópolis de oriente, se trata de un lugar repleto de majestuosos templos budistas, guiños a la realeza y gente de sonrisas perpetuas.

Por las noches, es difícil no cautivarse con la exuberancia de Khao San Road, una calle con luces neón, insectos convertidos en manjares, turistas emulando las horas más bajas de Bukowski y transgéneros ingobernables.

A diferencia del resto de países vecinos, Tailandia, por razones místicas y estratégicas, fue la única superviviente a la colonización occidental. Y se nota. Sobre todo al sur, en lugares como Krabi: la Tailandia más auténtica. Esa clase de sitio en la que los elefantes de colmillos prominentes y monos que roban comida, bolsos y teléfonos inteligentes forman parte del paisaje urbano.

Además, la capital provincial se distingue por ser el punto de encuentro con las paradisíacas islas del mar de Andamán, donde cualquiera puede personificar al Leonardo DiCaprio de Danny Boyle o a un prometedor prospecto de pirata a bordo de sus preciosos botes de cola larga en lugares como Phi Phi y Phuket.

El viaje continuó en las capitales de la Malasia musulmana y la Singapur multiétnica, dos antiguas colonias británicas, con una historia reciente llena de prosperidad. Mientras Malasia, con las Torres Petronas como símbolo de progreso, se ha distinguido por ser un país con tazas bajísimas de desempleo y un balance casi perfecto entre los brazos públicos y privados, Singapur se ha convertido, entre jardines verticales, energías limpias, ecosistemas futuristas, edificios inteligentes y calles impolutas, en el paradigma de sustentabilidad.

El colofón de la aventura fue la escala en la Shanghai cosmopolita, la cuna de la industria nacional china. La ciudad que conquistara el primer Christian Bale en la olvidada El Imperio del sol representa la armonía social, cultural y económica de la omnipotente China con occidente.

Mención honorífica para Ryszard Kapuściński y su espectacular Viajes con Heródoto, el cenit del híbrido entre periodista, historiador y viajero que tanto soñamos conquistar.

•Lector, viajero y prospecto de escritor.
Dormí en el Wadi Rum y contemplé el
rostro imperturbable de la gran esfinge en
la meseta infinita de Giza. @Ricardo_LoSi

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Un señuelo… Columnas
2020-07-09 - 01:34
256 versiones, una historia Columnas
2020-07-09 - 01:24
Trump, el oportunista Columnas
2020-07-09 - 01:20
e-justicia Columnas
2020-07-09 - 01:19
¿Qué es un debate joven? Columnas
2020-07-09 - 01:19
“La prostitución de los sentimientos” Columnas
2020-07-09 - 01:18
+ -