laopcionnota
Votos Sagrados
Votos Sagrados

Columnas viernes 19 de abril de 2019 - 03:05


Filipinas es el tercer país con más devotos católicos en el mundo, sólo lo superan Brasil y México.

Por lo tanto, Semana Santa es una fecha importante a nivel nacional durante la cual se llevan a cabo rituales y ceremonias que nos pueden parecer bastante familiares. En sus versiones más extremas, flagelaciones y crucifixiones tiñen de sangre los escenarios públicos en diferentes provincias.

Ante una sociedad tan devota, contrasta la figura de su actual presidente, Rodrigo Duterte, y su conflicto con la Iglesia Católica. Duterte se ha mofado de los símbolos del catolicismo, ha ridiculizado creencias y ha hecho comentarios considerados como vulgares respecto a dios y las autoridades eclesiásticas. Duterte ha señalado al Vaticano por los escándalos de abusos sexuales a menores y a monjas e, incluso, ha declarado que preferiría ir al infierno si es que en verdad existe. Por su parte, la Iglesia Católica ha criticado severamente la guerra contra las drogas que inició en julio de 2016 y que, hasta 2018, llevaba un registro de 15,000 muertos.

El conflicto entre el líder populista y la Iglesia católica se torna aún más interesante en el contexto de la Semana Santa y a menos de un mes de que se lleven a cabo elecciones locales y legislativas en el país. Estos comicios se interpretarán como una evaluación a la administración de Duterte. Es decir, si el partido del presidente logra conseguir una mayoría parlamentaria no sólo significaría que la población aprueba sus políticas, también facilitaría que llevara a cabo otras reformas que no han sido aprobadas por el actual Senado (como la reforma para cambiar de un sistema central a uno federal).

Los líderes religiosos del país están plenamente conscientes de la relevancia y posibles implicaciones de los comicios del 13 mayo y algunos han buscado influir en la decisión de los feligreses, haciendo advertencias sobre la violencia y llamando indirectamente a un voto en contra de Duterte. Sin embargo, a pesar del fervor católico filipino, no se ha encontrado evidencia de que haya un “voto católico”, es decir, no hay alguna relación entre las preferencias electorales de la población católica con algún partido o líder en específico.

Finalmente, en Filipinas los asuntos de la Iglesia están separados de los del Estado, lo cual ha sido probado en elecciones anteriores a pesar de los intentos de la Iglesia por tener una mayor influencia. Los rituales de Semana Santa exhiben la devoción de los filipinos, pero los resultados electorales pondrán a prueba otro tipo de reflexión política y moral.

• Es especialista en geopolítica asiática, la relación India-China y sus arsenales nucleares.
@alikaboe

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


1994Columnas
2019-05-23 - 03:14
Hablándole bonito a TigresColumnas
2019-05-23 - 03:10
El PSV cuida sus interesesColumnas
2019-05-23 - 03:08
Son los ruskis…idiotasColumnas
2019-05-23 - 03:05

Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-