Cantante independiente revive la bohemia de la ciudad
Cantante independiente revive la bohemia de la ciudad

Entornos miércoles 09 de enero de 2019 - 04:57


POR MARTHA ROJAS

Ubicado en la céntrica esquina de San Antonio y Patriotismo, La Cueva Rodrigo de la Cadena, es uno de los lugares, en extinción, de la ciudad que sirve como punto de encuentro entre los románticos de la capital.

Una vez por mes, su oferta de espectáculos en vivo capta la atención de personas que gustan del bolero, la trova o la música actual, y a su vez es una ventana de presentación para intérpretes que, como Salvador Rivera, homenajean con su voz a los grandes cantantes y compositores de México y América, reviviendo las baladas que recrearon la época de oro de los tríos mexicanos.

Con más de 30 años de experiencia sobre los escenarios Salvador Rivera ha logrado hacer suyos grandes éxitos como “Y si te quedas ¿qué?”, de Santiago Cruz o “Gavilán o Paloma”, del entrañable Príncipe de la canción.

Su carrera inició como una forma de sublimar la emociones que genera la pérdida de un hermano, pero terminó siendo la pasión por la que hoy vive y se desvive.

“El canto era para mi una forma de liberar las emociones que me produjo la muerte de mi hermano menor, entonces no había terapias, ni nada de esas cosas por lo que el canto fue un aliciente para mi duelo. Al final me di cuenta de que también era una forma de hacer feliz a las personas con lo que yo hago”, contó el intérprete a ContraRéplica.

Economista de profesión, Rivera terminó por decantarse en la vida bohemia que, noche a noche, resurge como el fuego, en algunos recónditos e íntimos lugares de la antigua Tenochtitlán.

Su talento vocal le valió su primer trabajo pagado en un coro, pero tras varios intentos fallidos por incorporarse a la industria musical del país, optó por producir su propio material desde la década de los 90, cuando las grandes revoluciones tecnológicas también modificaron la manera de hacer y consumir música.

“Comencé cuando tenía 20 años y cuando me di cuenta que esto era a lo que me quería dedicar intenté, sin éxito, que varias disqueras me grabaran. En el 85 gané un concurso de Bacardí y logré grabar mi primer disco Sucesos (1997), que incluía grandes éxitos del momento y algunos temas de mi autoría, pero la industria tiene un camino que no es fácil seguir, así que cuando comenzaron a surgir las plataformas online de música opté por integrarme a ellas”, agregó.

Ahora con cinco producciones grabadas, y una más que está por lanzar, Salvador Rivera puede jactarse de que poco a poco, y a pesar de las vicisitudes que puede suponer el mundo de la fama, ha sido fiel y constante a su pasión: el canto.

“Hacer discos ahora ya no es un negocio. Hoy en día en Spotify recibes una milésima de euro por cada reproducción, algo que para cantantes independientes no es muy redituable, sin embargo nos brinda la oportunidad de que la música que hacemos sea escuchada en varios lugares. Para mi fue una sorpresa descubrir que en países como Colombia o Madrid mi trabajo es muy escuchado y reconocido. Plataformas como esta o Deezer son una ventana de visibilidad”, señaló.

Aúnque el sexto disco que prepara aún no tiene nombre, Rivera adelantó que estará imtegrado por varios éxitos de ayer y hoy. En tanto mantiene su cita puntual con los bohemios que asisten a la Cueva Rodrigo de la Cadena y al restaurante Finesse a escuchar en su voz las épocas que una vez fueron "mejores".

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Entornos

2019-03-22 - 04:51

+-