Director de Pemex invisible
Director de Pemex invisible

Columnas martes 15 de enero de 2019 - 02:25


Hasta antes de ayer, en las ruedas de prensa o conferencias mañaneras del Gobierno en turno, había faltado que diera la cara uno de los actores más importantes para resolver la crisis de desabasto de gasolina: Octavio Romero, el director de Pemex. Asombrosamente, el Presidente de México había tenido que responder todas las preguntas en torno al desabasto, desgastando, así sea en grado mínimo, su popularidad. En lugar de que el colaborador responda por el jefe y lo defienda, el jefe absorbe el impacto completo de una coyuntura desfavorable.

Se agradece la disposición presidencial de asumir el costo de sus decisiones. Entristece la irresponsabilidad de un director de Pemex que no se presentaba ante la opinión pública para ofrecer, en sus propias palabras, una explicación de la falta de gasolina en las ciudades. Pemex se ha limitado a emitir comunicados y spots. Romero solamente había salido en un video grabado con Claudia Sheinbaum, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, en la oficina del director de Pemex, donde la única que habla es Sheinbaum y la intervención de Romero se reduce a una sonrisa.

También hace falta conocer el posicionamiento oficial de Romero ante el fracaso de la reunión de financieros de Pemex con inversionistas en Nueva York. Cuando salió de la reunión Jim Craige, cotitular de inversión del fondo Stone Harbor Investment Partners, llegó al extremo de pedir en público la renuncia de Alberto Velázquez, director de finanzas de Pemex. Dicen los analistas financieros que estamos hablando de muy malas noticias para Pemex y para México. ¿Qué opina de esto el director de Pemex? ¿Es verdad? ¿Es una exageración? ¿Tiene un plan para mejorar la penosa impresión que su equipo causó a los inversionistas?

El desprecio del Presidente López Obrador por los técnicos y los expertos empezará a tener consecuencias. Desde que se anunció el nombramiento de Romero, los especialistas mostraron su sorpresa. Señalaron la total inexperiencia y desconocimiento del titular de Pemex sobre el sector. Algunos han dicho que en el problema de desabasto de gasolina pesa mucho la ignorancia de los directivos de Pemex sobre la logística y rutas de transporte. No se anticipó la dificultad de llevar el combustible con pipas insuficientes.

Tampoco es suficiente con lealtad y patriotismo para trabajar por el país. El servicio público exige profesionalismo y conocimiento de las áreas donde cada individuo se desempeña. Los expertos, especialistas y técnicos pueden ser un grupo antipático, pero son indispensables para una toma de decisiones informada. Improvisar ocurrencias gana popularidad en las campañas. En la administración pública, esa misma improvisación desbarata la confianza de los mercados y ahuyenta las inversiones. El prestigio académico y la popularidad política no son equivalentes a capacidad administrativa.

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


CuadrantesColumnas
2019-03-22 - 03:55
¿Derogar o transformar?Columnas
2019-03-22 - 02:14
Foie gras con KushnerColumnas
2019-03-22 - 02:11
Tata Martino no será “barco”Columnas
2019-03-22 - 02:02
Elecciones entre elefantesColumnas
2019-03-22 - 01:58

Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-