El abominable crimen del aborto
El abominable crimen del aborto

lunes 14 de Enero de 2019


Si te preguntan cuál es la mayor causa de muertes en el mundo, sin ser experto, por supuesto, responderías que el cáncer, la diabetes, el tabaquismo o el sida; sin embargo ninguna de estas respuestas es la correcta; el horrendo crimen del asesinato de niños inocentes en el vientre de su madre, es decir, el aborto, es la mayor causa de muertes humanas en el planeta. Tan sólo en 2018 fueron aniquilados por este abominable medio ni más ni menos que la espeluznante cifra de 41.9 millones de niños, según lo dio a conocer la asociación Worldometers.info.

Las otras causas de muerte de seres humanos se quedan muy atrás, 8.2 millones murieron de cáncer; 5 millones por causas ligadas al tabaco y 1.7 millones murieron por sida, los datos de Worldometers, no son números inflados de una asociación pro vida, sino que los han recopilado en la Organización Mundial de la Salud, tan proclive a la promoción de esta escandalosa carnicería.

Según estas estadísticas de 2018, por cada 100 embarazos, 23 acaban en aborto provocado, y por si fuera poco, este crimen atroz causa más muertes que el cáncer, la malaria, el sida, el tabaco, el abuso del alcohol y los accidentes de tráfico juntos.

No hay nada comparado al aborto que provoque la muerte de tantas personas a nivel mundial, convirtiendo a la etapa prenatal en la más peligrosa para los seres humanos, y no por las guerras, las epidemias, las enfermedades o las desgracias naturales, sino porque pueden ser asesinadas por sus propias madres, porque los Estados han convertido a dicho crimen en un falso derecho de las mujeres promoviendo y financiando irresponsablemente el asesinato de millones de inocentes.

Por ejemplo, España tiene más muertes que nacimientos desde hace ya cuatro años pero dedica 10 veces más dinero público a fomentar el aborto que a apoyar a las mujeres embarazadas, y esta misma ruta criminal y diabólica pretende seguir nuestro país según el proyecto del partido Morena quien no cesará en su perversa intención de legalizar el aborto en todo el país y ampliarlo en la Ciudad de México.

Y con esto no sólo me refiero al proyecto ya aquí denunciado de la diputada Villavicencio, sino que se trata de otro proyecto en la misma línea, pero aún más pérfido y perverso, impulsado por el diputado Porfirio Muñoz Ledo y su lugarteniente la diputada Wendy Briseño, que van además por la implantación de la deleznable agenda LGTB y la educación de los niños en la nociva y tóxica ideología de género.

No sólo los católicos, sino también las demás denominaciones cristianas debemos estar alerta para oponernos férreamente a este intento demoledor para destruir los valores familiares y del evangelio, no permitamos que una camarilla izquierdista y anti cristiana imponga una agenda criminal y perversa que busca destruir a la familia; la pasividad sería una omisión de la cual daremos cuenta delante de Dios.

Etiquetas


Notas Relacionadas


Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+ -