laopcionnota
“El buen crítico debe amar obsesivamente el cine

“El buen crítico debe amar obsesivamente el cine"

Entornos miércoles 02 de enero de 2019 - 04:00


POR ANDRAUJO

He de comenzar este texto confesando que Luis Reséndiz (Coatzacoalcos, 1988) es uno de mis héroes. Obligado por la universidad a realizar un ensayo sobre la historia de las series de televisión norteamericanas, me sumergí en el sitio de Letras Libres, ahí, Luis Reséndiz escribía sobre Game of Thrones, Volver al Futuro, Narcos y demás.

¿Por qué escribir sobre algo como las películas donde, pareciera, todo el mundo tiene una opinión?

Quisiera poder decir que mi idea de escribir de cine y televisión surgió prístina como la tengo y pretendo ejercerla ahora, pero sería mentira. La verdad es que uno —diré uno, pero hablo de mí— no se pregunta mucho cuando comienza.

Empecé cuando tenía 15 o 16 años, en un periódico local en Coatzacoalcos; quería opinar de lo que me rodeaba, de lo que consumía, y quería platicarlo, porque estaba bastante solo. Por la misma época abrí un blog, ahí, básicamente, opinaba de cine, televisión, cómics y libros con confianza torera, seguro de que lo que decía era cierto. Ahora es raro que escriba una reseña porque creo que lo que un crítico sienta subjetivamente, da un poco igual, me interesa más el análisis, lo que está alrededor y lo que cruza a la obra en cuestión; lo que la obra haga en función de otras obras, en qué panorama se inserta, a nivel industria y lenguaje cinematográfico o qué está diciendo la crítica en conjunto de la obra, siempre sabiendo que no tengo nada definitivo sino apenas un tanteo, un potencial acercamiento. Me interesa eso en películas muy comerciales, de superhéroes o de terror comercial.

Me llama la atención tu tendencia al análisis de películas comerciales

Quizá la cultura se ha elitizado bastante al grado de desdeñar las grandes producciones, tachándolas de superficiales, y orientar la crítica seria a eso llamado cine de arte.

¿Por qué has buscado hablar esencialmente del cine comercial?

No creo tanto en una cultura elitista contemporánea, sino en una crítica mexicana con poca velocidad de reacción. En un país como el nuestro, donde hay una brecha gigantesca, entre quienes pueden culminar estudios universitarios y quienes no, es inevitable que se cree una élite donde la “cultura” parece materia solaz para unos pocos y no un bien que es de todos. En ese sentido, la crítica de cine mexicana, que inevitablemente es un reflejo de estas desigualdades, ha arrastrado por décadas el vicio de no tomar en serio el cine popular. Es un problema, claro, porque la labor de la crítica es generar pensamiento en torno a todo lo que tenga a su alcance, y cuando la crítica se separa de lo que ve el gran público… ¿A quién le habla? ¿Para quién escribe? ¿Con quién comparte cosas?…

En ese sentido, a mí me interesa escribir sobre ese cine no solo porque me gusta, sino porque quiero entablar un diálogo con la banda sobre el cine que nos gusta a todos o a muchos, el cine que vemos todos y que luego no recibe análisis serios porque es masivo, aún cuando se encuentre innovando a niveles técnicos y de sistemas de producción.

¿Y cómo se genera ese diálogo con el lector en torno a una película?

En mi caso, creo que ese diálogo se entabla casi literalmente. Empecé a publicar en blogs, luego en medios nacionales y desde siempre mis textos han estado ligados a Internet, a la conversación en línea. Me gusta pensar que mi entusiasmo es el de un cinéfilo más que el de alguien que se cree crítico y considera que su gusto es mejor o más fino que el de sus lectores.

Al escribir ¿buscas entablar un texto objetivo o que el lector sea partícipe de tus propias pasiones?

Me gustan ambas cosas, e intento hacer ambas en varios textos y ensayos. Me interesa el aspecto personal, en parte porque no pretendo ostentar una pretendida objetividad, ni un tono tajante de verdad absoluta, aunque a veces sea inevitable caer en ese vicio. Me interesa explorarme a través de las películas, un poco porque me gusta leer ensayo y pretendo escribirlo, y me gusta pensar que sí, como dice Scorsese, uno hace partícipe al lector de sus propias pasiones.

¿Qué es lo que buscas al entrar a una sala de cine?

Quiero pensar que me he desprendido un poco de buscar algo como espectador. Trato de no pedirle cosas a las películas antes de verlas, trato de verlas con mente abierta, consciente de que mi gusto y mi juicio es una subjetivísima construcción que es sólo mía, y que ningún cineasta podría ni tendría que satisfacerla. No quiero que todas las películas sean buenísimas, imagínate la flojera de un mundo así. El buen crítico, me parece, debe amar obsesivamente al cine. Y yo quiero ser un buen crítico.

Con la mudanza del cine al streaming ¿Crees que algo irá mutando o se extinguirá tal y como lo conocemos?

Las cosas ya están mutando. Internet creó las películas de interfaz (computer screen movie). Mientras unos cineastas pegan el grito en el cielo porque la gente ve las películas en la tableta otros deciden sacar ventaja con películas que integran ese hecho de la realidad a su forma.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Fragmento La Estación De Las MujeresEntornos
2019-08-16 - 04:56

+-