El derecho a la verdad

El derecho a la verdad

El espíritu crítico de los medios de comunicación hacia quien o quienes detentan el poder, sean del PRI, PAN o Morena, debe prevalecer, ante todo en una democracia real; la libertad de expresión es un derecho irrenunciable que debemos defender por encima de los intereses de políticos que ven en la reseña periodística un “atentado” personal malvado, subjetivo y ruin.

Como estudiante de periodismo recuerdo que era tarea obligada leer la revista Proceso fundada por Julio Scherer García, quien siempre mostró una posición dura hacia el sistema represor y abusivo de los gobiernos entonces emanados del PRI, pero aplicables a cualquier partido en el poder.

La portada de la mencionada revista en su edición del pasado fin de semana fue “dinamita” que por primera vez puso en desacuerdo a los directivos del semanario con el Presidente electo. El título “AMLO se aísla, el fantasma del fracaso” fue suficiente para que se rompiera la cordialidad que por años se dio entre la publicación y quien nos gobernará a partir del primero de diciembre: “amarillista y sensacionalista”, la llamó. A los Amlovers no les gustó el encabezado; era y es un insulto, dijeron, y una provocación de guerra que debía ser atendida; Beatriz Gutiérrez, la esposa del ganador de las elecciones presidenciales prendió la mecha en redes sociales con su Hashtag #AMLOnoEstásSolo y desató, nuevamente, el odio entre “los buenos y los malos”. ¡Pero qué necesidad! ¿Ahora quién va decir cuáles son unos y cuáles los otros?

Gobernar a un país de más de ciento veinte millones de mexicanos tiene sus bemoles: ante todo se requiere de tolerancia, sabiduría y prudencia para enfrentar los retos de la crítica y de respetar la libertad de expresión independientemente de la ideología del medio.

El Presidente electo se molestó. Los directivos del semanario contestaron: “La diferencia entre Proceso y otros medios es que, en la revista, sí aceptamos si nos equivocamos, y somos nosotros quienes corregimos y no hay nadie, nadie, que nos dicte, que nos obligue a publicar una sola palabra”.

Álvaro Delgado, el reportero responsable de la nota que dio pie a la cabeza, ha sido fiel a su ideología de izquierda, nunca, ni con el pétalo de una rosa, ha criticado al próximo presidente de la República y lo escrito es dicho del jurista Diego Valadés, ¿habrá sido excomulgado?

Proceso tiene un reto encima: mantener, como dice, su espíritu crítico hacia el poder y quienes lo detentan, del signo ideológico o de la bandera política que fueren… o callar durante el sexenio que viene.

Si don Julio Scherer viviera, me atrevo a afirmarlo, nada ni nadie pesaría más que su honestidad periodística; la historia debe ser contada como es, todos tenemos derecho a la verdad; defender y respetar ante todo la libertad de expresión.



LO ÚLTIMO



+ -