El hombre detrás de la máscara

El hombre detrás de la máscara

El Santo hombre leyenda, pero hoy tenemos al Hijo del Santo, y quien no ha escuchado hablar de este personaje, que gracias a su padre Rodolfo Guzmán Huerta como el Santo, y su mítica máscara, se convirtieron obligadamente en parte de nuestra cultura mexicana, si bien es cierto, que la lucha libre como deporte espectáculo atrae todo tipo de público, el personaje de el Santo posicionó junto con otros más luchadores de antaño las bases del pancracio nacional como un tema de cultura, de folclor, de identidad para nuestro país, un referente.

Muchos estarán o no de acuerdo, pero el Hijo del Santo ha mantenido y con creces el legado de su señor padre, al grado de hacer su propia historia en la lucha libre con estilo y personalidad propia. En la actualidad es más un luchador independiente que uno perteneciente a alguna de las más grandes empresas luchísticas del país como la AAA o el Consejo Mundial de Lucha Libre. Él es de él.

Mi primer acercamiento aunque suene raro fue desde pequeño pero no en una Arena o lugar de lucha, fue en los Mausoleos del Ángel en la Ciudad de México, donde mis familiares están descansando eternamente, ahí mismo está su padre El Santo, por los pasillos resalta la máscara de plata que te obliga voltear y detenerte. La leyenda en descanso eterno.

Sin saber quien era por la inocencia mía en ese entonces, y a la postre el haber comenzado a ir a la extinta Arena Revolución y conocer el mundo del pancracio, ahí junto a mis abuelos y demás familia comparten un lugar de adoración y resignación con El Santo.

Pero regresando al Hijo del Santo, sabiendo de la responsabilidad que significa ser el heredero de plata, se ha comportado al nivel, muchos lo han catalogado de ser especial en el trato y decisiones, pero al final, la realidad es que no se deja, se defiende, como si estuviera sobre el ring, ya sea contra promotores vivaces, compañeros traicioneros, medios oportunistas, saqueadores mercadológicos o empresas de lucha libre. Se da su lugar.

En cartelera se encuentra un filme documental sobre él, les recomiendo ir a verlo a las salas, se llama El Hombre Detrás de la Máscara, y como tip después de verla asista a alguna tienda del Santo, por qué seguramente él, estará ahí, esperando para platicar la experiencia, tomarse una foto o firmarle un autógrafo.

En lo particular me lo encontré en la de la Condesa, por cierto el profesor todo un caballero y atento.

Deportivamente ha ganado todo, luchas de apuestas, máscaras y cabelleras, ha ido a luchar a Japón infinidad de veces, a Europa incluido Inglaterra, España y Francia, obviamente a todo Estados Unidos y por supuesto la República Mexicana, y demás lugares. Lo estamos esperando en Cancún, en la pequeña Arena Colonos parada obligatoria de la lucha libre del sureste. Como en todo, también tiene gente que no comulga con su pensar, que hasta los tribunales han llegado, sin salir airosos.

Hoy, el Hijo del Santo es más que solo un luchador, un actor, un columnista, un artista, un presentador o un comunicador. Es un icono nacional continuador de la leyenda del enmascarado de plata. Nos despedimos con la frase que diría su padre en las magníficas películas de aventura: ¡Santo llamando a Blue Demon, contesta Blue, contesta!



LO ÚLTIMO



+ -