El Pistache, con celda propia, comidas "caseras"...

El Pistache, con celda propia, comidas

CARLOS JIMÉNEZ

Tiene una celda para él solo. Está aislado cerca del exgobernador Guillermo Padrés, para que nadie lo moleste. No come del rancho, sino comida preparada que le llevan sus cómplices dentro de la misma prisión. Envía recados a todas horas y exige que le consigan un teléfono celular para llamar por las noches… así es como ha pasado sus primeros días dentro del Reclusorio Oriente, el jefe del grupo delictivo de La Unión, David "N", El Pistache.

▶ Autoridades penitenciarias revelaron a ContraRéplica la forma en la que se mantiene preso este sujeto que llegó al penal la madrugada del sábado tras su primera audiencia. Por ahora, explicaron, se encuentra en la zona tres, estancia cinco, del dormitorio de ingreso.

Aunque fue detenido junto con Daniel Eduardo "N", El Tiger, a éste lo enviaron a otra zona del penal.

Quienes laboran en el reclusorio aseguran que desde que llegó a su celda, El Pistache fue recibido por otros reos que sólo se acercan si él lo permite. De inmediato le llevaron cepillo y pasta de dientes, papel de baño, rastrillo, toallas y comida.

Explicaron que lo primero que pidió a dos reos, uno apodado El Perro y otro El Poli, fue que le consiguieran un teléfono. Como le respondieron que sería complicado tenerlo en ese momento, les ordenó que se comunicara con sus cómplices en el exterior.

Según contaron, le urgía comunicarse con El Jamón, El Tomate y Mark. Los tres son considerados por las autoridades sus hombres de confianza.

De acuerdo con reportes de las autoridades, El Jamón es Pedro Ramírez Pérez, un exreo al que han ubicado en diferentes vecindades de la colonia Guerrero y la zona Centro. Se sabe que podría ser uno de los hombres que quede al mando de La Unión El Tomate se llama Mauricio Hernández Gasca, y vive en esa misma zona de la ciudad, es uno de los cabecillas del grupo delictivo.

En cuanto al tercero, lo identifican como Mark Varela, aparentemente vive en la colonia Doctores. Cobra extorsiones en bares y centros nocturnos de la zona de Polanco.

El Pistache les mandó decir que “sigan trabajando normal”, pues según él, “no ha pasado nada”. Les pidió además que “aprieten más todavía”.

Otro de los mensajes que pidió enviaran al exterior fue para su pareja Melissa, a quien le dijo que se ocultara algún tiempo pues sabía que era investigada por las autoridades.

A diferencia del resto de los presos, el hombre detenido por la Agencia de Investigación Criminal no come en el rancho. Entre la comida que le han hecho llegar sus cómplices en prisión hay pechugas asadas, tortas de milanesa, pan dulce, té, agua embotellada e incluso algunos dulces.



LO ÚLTIMO



+ -