Final entre Boca-River, será sin aficiones visitantes

Final entre Boca-River, será sin aficiones visitantes
Los dirigentes de Boca Juniors y River Plate, confirmaron que la histórica final de la Copa Libertadores que disputarán ambos clubes, se realizará sin público visitante, a pesar de que el presidente Mauricio Macri había anunciado lo contrario.

Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio, presidentes de ambos clubes, se pronunciaron en un programa de televisión en torno a la interferencia de Macri en la organización de los dos partidos que se jugarán el 10 y el 24 de noviembre en los estadios La Bombonera y Monumental.

“Fue un error del presidente, no tengo dudas”, advirtió D’Onofrio, dirigente de River Plate, luego de que Macri asegurara que en esta inédita final habría público visitante, sin tomar en cuenta los riesgos que ello implica en materia de seguridad.

Angelici, presidente de Boca Juniors y amigo personal de Macri, intentó minimizar la polémica que provocó el jefe de Estado y aseguró que intentó meterse en la organización de la final con buena intención porque “es un apasionado del futbol”.

Tanto D’Onofrio, como Angelici, criticaron a la Conmebol por la desorganización mostrada desde que la semana pasada River Plate y Boca Juniors clasificaran a la final de la Copa Libertadores por primera vez en la historia de manera conjunta.

“Esto se tendría que haber resuelto de otra manera, no puede ser que los presidentes de los clubes no sepamos cuándo nos toca jugar, fijaron una fecha y no nos preguntaron”, señaló Angelici.

D’Onofrio agregó que “un día me levanté y me enteré que nos cambiaban el día y el horario, que pasábamos de jugar los miércoles a los sábados, otro día me levanté y me enteré que teníamos que jugar con visitantes”.

Por eso, mencionaron, aunque la Conmebol decidió de manera unilateral que los partidos se realicen los sábados 10 y 24 de noviembre, ellos pedirán que se cambien a los domingos 11 y 25 de noviembre.

Mientras sigue la pelea por las fechas, Boca Juniors ya comenzó a vender este lunes las entradas cuyos precios oscilarán entre nueve y 20 dólares.

El tema que más preocupa es la seguridad, ya que será una final cargada de tensión que puede provocar peleas entre las hinchadas de ambos clubes que incluyen a los violentos grupos de choque conocidos como “barra bravas”.

Por eso, Juan Pablo Sassano, subsecretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de Buenos Aires, advirtió que prohibirán festejos en el Obelisco, el emblemático monumento de esta ciudad y en donde los fanáticos futboleros suelen celebrar sus triunfos.

Con información de Agencias.

Imagen: Reuters.


LO ÚLTIMO



+ -