Guardia Nacional, ¿respiro para el Presidente?
Guardia Nacional, ¿respiro para el Presidente?

lunes 14 de Enero de 2019


La aprobación de la Guardia Nacional en el periodo extraordinario de sesiones del Congreso que tendrá lugar este miércoles y jueves de la semana que inicia, será un respiro, aunque no sabemos si tranquilizador, para el Presidente Andrés Manuel López Obrador que, con el desabasto de gasolina en varios estados del país, así como de la Ciudad de México, ha tenido pésimos días.

Dependerá de sus diputados, coordinados por el morenista Mario Delgado, que le entreguen buenas cuentas al primer mandatario, con una Guardia Nacional que convenza a todos, incluyendo a sus militantes y simpatizantes, de que esta medida militar será la adecuada para combatir al crimen organizado sin poner en riesgo los derechos humanos de los mexicanos.

Urge que los legisladores de Morena tomen consciencia de su responsabilidad ante la crisis de inseguridad que padece el país y dejen de lado su soberbia para integrar a los diputados de oposición, gobernadores, presidentes municipales y sociedad civil que ya expresaron sus pros y contras a fin de enriquecer la iniciativa.

Ya se dio un paso importante en considerar que la Guardia Nacional no dependa del mando militar, sino de un civil, en este caso del secretario de Seguridad Pública federal Alfonso Durazo, habría que cuidar que en el análisis que hagan los diputados no se vayan a poner mañosamente letras chiquitas que faculten a los militares a hacer y deshacer so pretexto de combatir a la delincuencia.

Sin caer en el negativismo, quién o quiénes nos pueden garantizar que los integrantes de la Guardia Nacional, aun bajo el mando de una autoridad civil, no caerá en las tentaciones seductoras del crimen organizado, la realidad ahí está, decenas, quizá centenas de militares abandonaron la milicia para pasarse del lado de los criminales por tener más beneficios económicos.

Si bien el Presidente López Obrador considera subirles el sueldo y prestaciones, jamás podrá ofrecerles lo que les da el crimen organizado por engrosar sus filas.

¿Se ha pensado que otro elemento en contra es el miedo que tienen policías y militares de perder la vida durante su trabajo?

Leí con preocupación la nota de El Universal donde se informa que de 2015 a 2018 desertaron del Ejército y la Marina más de 6 mil elementos, ¿podrá el Presidente Andrés Manuel López Obrador reclutar a 50 mil jóvenes para su Guardia Nacional?

¿Podrá el primer mandatario, sus secretarios de la Sedena, Marina y Seguridad Pública evitar que la formación cuadrada de los militares, la de matar, ¿no involucre a personas inocentes en la lucha por devolvernos la paz y la tranquilidad?

Por lo pronto esperemos que la Guardia Nacional que seguramente será aprobada por los morenistas en dos días no se convierta en otra guerra de declaraciones entre el Presidente, los gobernadores y la sociedad civil.

Etiquetas


Notas Relacionadas


Ingresos Columnas
2019-01-22,
Línea 13 Columnas
2019-01-22,
La espectacular Serena Columnas
2019-01-22,

Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+ -