laopcionnota
Huachicol: más ganas que estrategia

Huachicol: más ganas que estrategia

Columnas martes 08 de enero de 2019 - 01:39


Por razones fortuitas y de amistad, desde hace varios años he tenido acercamiento directo con jugadores clave en el mercado de los combustibles en México. Lo interesante es que uno de ellos es experto en logística y distribución de combustibles; el otro es un alto ejecutivo de una de las mayores petroleras del mundo; y uno más tenía que ver con el sector gasolinero desde la Secretaría de Hacienda. En mis encuentros con ellos, el tema del huachicol siempre está presente; y gracias a eso me he podido informar sobre el fenómeno desde diferentes perspectivas.

No hay muchas vueltas que darle, desde cualquier óptica ese delito no pude ocurrir, en la escala inmensa que se registra en el país, sin la complicidad entre criminales, funcionarios de Pemex y policías (principalmente locales). Y como en casi todo existen dos vertientes: la extracción ilegal y la compraventa del combustible robado.

Es crimen organizado en su máxima expresión, que ha ido creciendo exponencialmente hasta el punto que Pemex cerró el 2018 con pérdidas de 35 mil millones de pesos, de acuerdo con las declaraciones de Carlos Treviño (el último director de la petrolera en la administración pasada). Aunque en esto discrepa el Presidente López Obrador, quien siempre tiene otras cifras y él ha dicho que el combustible robado el año pasado llegó a los 60 mil millones.

Lo curioso es que este último fin de semana, el mandatario dijo que el robo de combustible por parte de los huachicoleros es una “cortina de humo”; aunque sus desplantes discursivos no deben distraer la atención que merece este gravísimo problema. Para todos los expertos consultados, los niveles que ha alcanzado este delito en México son de récord mundial (otro negativo que acumulamos). Y de igual forma señalan que existen maneras eficientes de controlarlo y combatirlo (tecnología y estrategias de seguridad); pero se requiere ante todo de romper con la cadena de corrupción.

La verdad es que por un lado hay que saludar la voluntad que ha manifestado el primer mandatario de encarar al fenómeno; aunque desde luego que la idea de cerrar los ductos de distribución ha mostrado ser altamente ineficiente. Y es que dejar a la gente sin gasolina no es la mejor forma de combatir ese delito; por lo que espero que pronto volteen a ver otras experiencias exitosas a nivel mundial (me dicen que Colombia lo ha hecho muy bien).

Existe la tecnología y aparentemente hay voluntad del Gobierno; así que esperemos que todo el ruido de los últimos días no quede nada más en eso. Sería deseable que se dejen de lado las ocurrencias y los discursos, para dar paso a estrategias serias de combate a esa mafia que está drenando a Pemex.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Chucky y el reto más grandeColumnas
2019-08-21 - 01:56
¡Muera la inteligencia!Columnas
2019-08-21 - 01:47
El escritor y el poderColumnas
2019-08-21 - 01:45
Devaluación CompetitivaColumnas
2019-08-21 - 01:42
IngresosColumnas
2019-08-21 - 01:41

+-