La catarsis de su alteza real
La catarsis de su alteza real

miércoles 02 de Enero de 2019


Estamos instalados en el 2019, un nuevo ciclo de vida, deseo que vivas tus sueños, que de eso se trata; en esta Puerta de Embarque quiero darme un gusto personal, una columna que le tuve que poner pausa porque la realidad nos superó: Dictaduras, represión, Venezuela, Nicaragua, el ego de Trump, los chalecos amarillos de Macron, el Brexit que no debió ser, abusos sexuales en la iglesia católica, migración, guerras.

El 2018 fue el regreso de un grupo que es parte de nuestra historia “Queen,” su música ha salpicado y ha ambientado nuestra vida cuando llegó a las pantallas la vida de Freddie Mercury.

Se hizo un pausa para ver cómo en cámara lenta la grandeza de este grupo visionario, mezclando notas musicales, apostando siempre a lo inimaginable, fue un deleite para millones en el mundo navegar dentro del alma de este grupo británico; fue el vivir una “catarsis” junto a su alteza real “Freddie Mercury” quien aún en su excesos, los asumió y al saber que los días los tenía contados en la medida de que su voz todavía se lo permitía quiso dejar su voz como la herencia para generaciones de hoy, las que están y las que vienen porque el reinado de este grupo se antoja para la eternidad, y es que esta película trajo una legión de nuevos fans.

Este icónico grupo tuvo sus encuentros “reales”: en 1988 Freddie Mercury fue cómplice de Diana, princesa de Gales, al llevarla vestida de hombre a un antro gay para divertirse, mientras que en el año 2002 durante el jubileo de oro de la reina Isabel II, se le hizo un homenaje musical, y quien dio este banderazo de “rock” fue el bajista de “Queen” Brian May quien desde la azotea del palacio de Buckingham hizo de su guitarra la estrella de esa noche al tocar el himno nacional “God save the queen “.

Seguro en alguna de tus graduaciones de la escuela te tocó cantar “We are the champions”, en tus épocas de antro en el extásis de la noche, sonaba “We will rock you”, o ¿acaso bailaste frente al espejo “Another one bites the dust?”, o trazos de rebeldía con “I want to break free”.

Enciendo el coche, al ver por el retrovisor me topo con unos ojitos y una voz que me dice: Mami ¿ponemos “Queen”? Alcanzo a ver una cabecita que se mueve de una lado al otro, unas manitas que tocan una guitarra imaginaria, agradezco el alto en el semáforo para unirme al “Bohemian Rhapsody” y darme cuenta que su música es una joya para mis memorias, ¿qué más puedo pedir? Chris, Queen y yo reverencia musical. Bienvenido 2019 ¡You rock !

Etiquetas


Notas Relacionadas


Este es el nuevo póster de Tendencias
2019-01-17,
Arranca camino de arqueros a Lima Fragmentos
2019-01-17,

Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+ -