La Charrería nuestro deporte nacional
La Charrería nuestro deporte nacional

viernes 11 de Enero de 2019


POR RAMÓN GONZÁLEZ BARBET

Hoy viernes 11 de enero, en este importante medio, se abre una gran puerta para nuestro Deporte Nacional, “La Charrería”, para dar a conocer los hechos más trascendentales del único deporte que nació en México. Esta oportunidad es gracias al apoyo de ContraRéplica, que siempre ha mostrado un gran interés para que esta disciplina forme parte de la sección deportiva.

Gracias por darnos la oportunidad de dar a conocer todo lo relacionado con este deporte-arte, que forma parte de nuestra historia, tradiciones, cultura, artesanía, gastronomía, música, pintura, escultura, literatura y de más, que en forma directa o indirecta es la raíz de cada uno de nosotros los mexicanos.

La charrería como deporte se practica a todo lo largo y ancho de nuestro territorio nacional, así como también en 13 Estados de la Unión Americana, siendo una tradición, que en la mayor parte de las veces se transmite de padres a hijos, y aunque es un modo de vida de todo el que la práctica, aun así existen millones de compatriotas que jamás han presenciado una charreada, y peor aún, que a pesar de ser el único deporte que nació en México, no lo conocen.

Ahora que se tiene la disposición de este medio, nuestro compromiso es dar a conocer a la charrería desde sus orígenes, así como también los sucesos deportivos, sociales, culturales y hasta polémicos, información que será dirigida a todos los lectores.

Para dar una pequeña introducción a nuestro Deporte Nacional, la charrería nació en el siglo XIX en la época de la colonia, con el surgimiento de las haciendas que se dedicaban a la ganadería y agricultura, en las que empleaban un gran número de peones que realizaban los trabajos de arrendar a los caballos y curar, castrar y marcar al ganado, donde tenían que derribarlo para realizar esa ardua tarea; es ahí donde nace la primer suerte charra que es “La Terna”, pues con una soga, un jinete sostenía la cabeza del toro y otro lo lazaba de las patas para derribarlo, así entre ellos comenzaron a hacerlo competitivo e incursionaron en otras suertes charras que nacieron para beneficio del ganado bovino y caballar, sin lastimar la integridad del animal.

Etiquetas


Notas Relacionadas



+-