La Corte: derechos y autonomía política

La Corte: derechos y autonomía política

Uno de los órganos que será fundamental en los próximos años es la Suprema Corte de la Nación. Pienso que es uno de los escasos órganos del Estado mexicano que ha rendido resultados y donde difícilmente podrían hacerse señalamientos puntuales de corrupción. Hasta el momento, pienso que hemos tenido una Corte modesta en términos del gradualismo que la ha caracterizado, pero que sus pasos, inequívocamente, han sido dados en la dirección correcta.

No tengo duda de que hoy contamos con una Corte garantista, que cada día se vuelve más consciente de su rol en la democracia constitucional y del lugar que ocupan los derechos en toda democracia que tiene aspiraciones igualitarias y liberales.

El fallo del día de ayer es una de las muestras más claras de lo que representa esta institución para el país. La Corte declaró inconstitucional la falta de protección a las empleadas del hogar en términos de salud pública, pues no le impone a los patrones la obligación de registrarla en el Instituto Mexicano de la Seguridad Social.

Millones de mujeres en el país podrán, a partir de ayer, gozar de un derecho que les estuvo negado por décadas. No creo exagerar cuando digo que esa simple decisión cambiará el modo de vida de millones de personas. Esa es la muestra de que hay instituciones que funcionan y que ponen a las personas al centro de su toma de decisiones.

En esta columna comenté otra decisión de la Corte que me parece determinante para avanzar en el camino de los derechos: la legalización de la mariguana. Pero estas dos están lejos de ser las únicas trascendentes. La declaración de inconstitucionalidad a la prohibición de los matrimonios entre personas del mismo sexo, el robustecimiento de la teoría del interés legítimo en el amparo para que un mayor número de personas puedan recurrir a la justicia federal, el reconocimiento de múltiples derechos de las comunidades indígenas, la protección de la autonomía de los jueces y magistrados federales… En fin: a la vista están los resultados del Tribunal Constitucional. E insisto: no son en lo absoluto menores.

En los próximos días la Corte tendrá que resolver una Controversia constitucional promovida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en contra de diversas disposiciones de la recién aprobada Ley de Remuneraciones. Lo que se resuelva no será menor, y no sólo porque la Ley como está hoy en día tiene un impacto presupuestal enorme, sino porque pondrá a la Corte frente a una de las políticas que el lopezobradorismo ha impulsado durante años.

Llegó la hora de la Corte no sólo para otorgar derechos, sino para mostrar qué tan independiente será en sus criterios frente al nuevo Presidente de la República.

Estemos atentos.



LO ÚLTIMO



+ -