La ratificación de Puebla
La ratificación de Puebla

Columnas lunes 10 de diciembre de 2018 - 02:18


El Tribunal Electoral ratificó con cuatro votos a favor y tres en contra, la victoria de la candidata Martha Erika Alonso en la elección para gobernador de Puebla. Alonso fue postulada por una coalición del PAN, PRD y MC. Puebla tendrá la primera gobernadora de su historia. Ella es la esposa del exgobernador poblano Rafael Moreno Valle, actualmente senador de la República y uno de los personajes con mayor peso en el PAN. La cercanía de Moreno Valle con Marko Cortés, el nuevo dirigente de Acción Nacional, apuntalan su fuerza en el interior del partido y sus aspiraciones presidenciales con miras al 2024.

Apenas el viernes yo suponía que el Tribunal declararía la nulidad de la elección, pero el fin de semana se tomó la decisión contraria. Reconozco mi equivocación. Ahora bien, la nulidad de la elección hubiera supuesto la posibilidad (muy alta) de que Morena se apropiara de la gubernatura de otro estado grande y electoralmente significativo. Por una parte, la oposición en general habría resultado aún más disminuida de lo que quedó en las elecciones de 2018. Por otro lado, no se sabe bien a bien qué tipo de oposición establecerá el panismo de Marko Cortés y en concreto Moreno Valle, reconocido por su pragmatismo negociador.

Algunos panistas como Juan José Rodríguez Prats consideran que la ratificación de la victoria de Alonso es una mala noticia para Puebla. Primero, por llevar el sello de una decisión polémica en torno a una elección cuestionada. Segundo, por la consolidación de lo que estiman como un cacicazgo, al limitar el reparto de poder local a una misma familia. Tercero, la dificultad de unificar a los poblanos, divididos por el resultado, en apoyo a un gobierno con retos gigantescos de pobreza, marginación e inseguridad en el estado. Cuarto, por los malos ojos con que la verá el Gobierno federal, cuya simpatía estaba naturalmente, de parte de Barbosa, el candidato de Morena.

Falta despejar otras interrogantes muy significativas. ¿Se sumará Alonso al grupo de gobernadores panistas que protestaron contra los superdelegados? ¿Apoyará la causa de Enrique Alfaro en defensa del federalismo? ¿O negociará como los gobernadores priistas y se someterá en todo al Gobierno federal? Ignoramos si otros liderazgos panistas como el de Javier Corral tendrán la fuerza suficiente para levantar la mano y disputar los espacios del PAN al grupo de Cortés y Moreno Valle.

Es evidente que el mapa político de México se modificó de manera sustancial y duradera con las elecciones de 2018. El resultado final de la elección de Puebla y el estilo personal de gobernar que adopte Martha Erika Alonso aportarán claves para entender el desarrollo político del país. Ahí se juega una parte del futuro del PAN, de la oposición y del sistema federalista.

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Racismo y discriminación racialColumnas
2019-03-25 - 02:14
La CNTE, piedra en el zapato de AMLOColumnas
2019-03-25 - 02:10
El PRI y el rinoceronteColumnas
2019-03-25 - 02:06
Tata le regresa sensatez al tricolorColumnas
2019-03-25 - 02:02
Egipto e IsraelColumnas
2019-03-25 - 01:59
El gasss..!Columnas
2019-03-25 - 01:55

Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-