laopcionnota
La supersecretaria y el brujo

La supersecretaria y el brujo

Columnas viernes 04 de enero de 2019 - 01:53


La 4T ha desterrado muchos vicios ya antiguos de la política mexicana, como, decía en la entrega anterior, el de hacer números, que es el vicio neoliberal por excelencia. Es lógico: si te pones a sumar y restar, con certeza que no te alcanza para cumplir con todo lo prometido.

Mejor el estilo de nuestro Presidente Eterno: golpes de inspiración. Cuando tienes un cerebro claramente superior, una mente que trascendió ya este plano espiritual, no necesitas apelar a tecnócratas. Te levantas temprano y a ver qué sale en la conferencia en Palacio.

Pero no todo en la 4T es desterrar: también hay aportaciones únicas, valientes, innovadoras, a la política contemporánea, aportaciones que, como todo en la 4T, son recuperaciones de un pasado glorioso, y que podríamos englobar en la categoría de “pensamiento mágico”. Está por supuesto la fe en los aluxes nada menos que de la secretaria del Medio Ambiente, la compañera Josefa González Blanco. Los aluxes son duendecillos protectores de la selva, unos seres nacidos de la cultura maya y consecuentemente muy en sintonía con la ceremonia de pedida de permiso a la Madre Tierra con que nuestro Líder se puso así, en sintonía, con los niveles más profundos de la espiritualidad de los pueblos originarios. Sin embargo, quien mejor representa esta tendencia de la Cuarta es, significativamente, la titular de Conacyt, perdón: ConaHcyt, María Elena Álvarez-Buylla, que no sólo se ha opuesto firmemente a los transgénicos —sin maíz no hay país y que vivan el azadón y las viejitas que cargan cuatrocientos kilos de elote en la espalda—, sino que se ha apuntado a una idea que promete una luminosa posteridad: la de “soberanía científica y tecnológica”. Bravo, doctora. Autodeterminación de los pueblos. Desterremos la idea de que la ciencia es un lenguaje universal; acabemos con la cursilería de que romper fronteras en este campo nos ayudará a superarnos, hegemónica en eso que se llama primer mundo, y volteemos hacia nosotros mismos. La historia está llena de ejemplos de lo bien que funciona semejante estrategia, de la España medieval a la China de la Gran Muralla, a la Cuba castrista que tanto celebra la camarada Yeidckol. Esoterismo, le podrían llamar algunos, con apego a la etimología: lo que está dentro, lo íntimo. Pues sí: abracemos el esoterismo. Por una ciencia sin pasaportes.

▶ De hecho, para juntar el esoterismo con la austeridad republicana, podríamos hacer de la doctora una supersecretaria y ahorrarnos unos pesitos en sueldos. Crear una megasecretaría que abarque Conacyt, Semarnat, Hacienda y, se me ocurre, el Meteorológico. Bajo la batuta de la doctora podría estar el Brujo Mayor, que en rueda de prensa anunció que vienen predicciones acuciosas sobre las promesas de AMLO y su salud, El Chapo o el próximo campeón del futbol mexicano. Le agradezco al director de este periódico, Rubén Cortés, el boletín sobre este prohombre.

Solo una recomendación, Rubén, socio querido: no contrates al Brujo para las predicciones deportivas. Con dolor fraterno te digo que de esas me encargo yo, sin costo extra. Va la primera: nuestro Cruz Azul volverá a fallarnos.

Qué bueno que nos libramos de un ignorante como Peña Nieto, ¿verdad?

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

¿Y Michoacán apá?Columnas
2019-08-23 - 03:26
IngresosColumnas
2019-08-23 - 03:18
Línea 13Columnas
2019-08-23 - 03:16
Mujeres LibresColumnas
2019-08-23 - 03:13
Pobreza, hambre y miedoColumnas
2019-08-23 - 03:10

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-