Lorena Barrera “El Arte es la Forma Más Cruda y Sincera de Hacer Propaganda”

Lorena Barrera “El Arte es la Forma Más Cruda y Sincera de Hacer Propaganda”

RICARDO LÓPEZ

El momento más filosófico y existencialista de mis malogrados 29 había tenido lugar en una fortaleza de la Belgrado medieval. ¿De dónde surge la inspiración para transformar la historia del mundo? ¿Un artista nace o se hace? ¿Los grandes genios siempre fueron mentes atormentadas? ¿Existe un común denominador entre los hombres más brillantes y revolucionarios de su tiempo? ¿Hay recetas o caminos de grandeza?

Conocí a la pintora y muralista mexicoamericana Lorena Barrera (El Paso, Texas, 1993) un día después de ver a Glenn Close interpretar magistralmente a la aparentemente sumisa esposa de un Premio Nobel de Literatura. Venía preparado, con la mente en estado de gracia: reconciliado con el arte. Idealizaba una tertulia sobre movimientos paradigmáticos, de antagonismos estilísticos, de mentes perturbadas y de genios incomprendidos. Cuando mejor lo pasábamos, sentí un pequeño escalofrío. Debe ser la clase de calvario por el que pasó Jacobo Zabludosvky en la casa de Salvador Dalí, pensé. Un artista no es artista sin la virtud de ser impredecible.

¿En qué crees?

En muchas cosas, depende en qué momento me lo preguntes. Ahora, por ejemplo, me está dando por creer en La teoría de la simulación de Elon Musk. Somos parte de una especie de videojuego, vivimos y nos desarrollamos dentro de una supercomputadora. Lo que percibimos como realidad forma parte de una simulación.

¿Huyes de los clichés?

No, me encanta el pop, por ejemplo. Tengo un mural de Cantinflas en el corazón de la Roma. Me interesa que mi obra sea valiosa para la gente, que los represente. No mando mensajes ocultos con la pintura.

¿Qué es el arte?

Provocar emociones, trasladar ideas, transmitir sentimientos. El arte, para mí, debe tener un propósito, aunque no soy tan pretenciosa. El arte es la forma más cruda y sincera de hacer propaganda.

¿El arte reivindica?

Depende, el arte tiene un significado distinto para cada persona.

¿La pintura y el muralismo fueron un refugio o una consecuencia?

Una consecuencia, totalmente. Llegué casi por casualidad, no estaba dentro de mis planes, aunque ahora lo estoy disfrutando muchísimo. Define tu obra… Convertir lo clásico en contemporáneo. Me siento parte del realismo espontáneo, debo ser la precursora en México y, seguramente, la única (vuelve a reír). Explorar forma parte de mi estilo. Pasar de pintar retratos a murales fue parte de traspasar una frontera. No pienso en eso cuando pinto, sinceramente. Supongo que no soy la típica pintora bohemia, no encajo con ese estereotipo.

Regresamos, irremediablemente, a la filosofía…

Es que todo tiene que ver con eso, por lo menos para mí. Mira la teoría proustiana y la memoria: el déjà vu de los olores y los sabores. Nuestros recuerdos son filosofía. Pedir o no un café es filosofía. Hablar contigo es filosofía. Todo en la vida es filosofía.

PUBLICIDAD



LO ÚLTIMO



+ -