Los “chalecos amarillos” se rebelan contra Macron

Los “chalecos amarillos” se rebelan contra Macron

Continúan las protestas en Francia, luego de que los llamados “chalecos amarillos” salieron a las calles de nueva cuenta a protestar contra el Presidente Emmanuel Macron quien solo recibió ayer a los partidos políticos sin dar pronunciamiento público.

Especialistas y políticos tradicionales del país, en distintos medios noticiosos, dan cuenta de la insurrección y califican que podría transformarse en una revolución y es que las acciones han rebasado los sistemas de seguridad pues se han cerrado 100 escuelas y las gasolineras se están quedando sin combustible y en los que sí hay abasto, están cerrados mientras los bomberos quieren sumarse al movimiento.

El cierre ya generó desabasto, desde Normandía hasta la región mediterránea y en Bretaña (oeste), ya no hay el energético por lo que obligó a las autoridades locales a racionar el hidrocarburo.

Los depósitos de petróleo de Le Mans (centro), Grand-Quevilly (noroeste) también fueron bloqueados, así como el del puerto de Fos-sur-Mer (sureste).

Este último bloqueo fue criticado incluso dentro del movimiento de los “chalecos amarillos”, donde algunos lamentaron la “recuperación” de la protesta por parte de “elementos radicalizados”.

El tráfico también seguía interrumpido en varias carreteras francesas, donde los manifestantes instalaron barreras para filtrar el tráfico.

Las empresas de transporte de mercancías por carretera estimaron el lunes que han sufrido pérdidas por un valor de 400 millones de euros desde que comenzaron las manifestaciones el 17 de noviembre.

Más de un centenar de escuelas secundarias también estaban bloqueadas en protesta contra las reformas en la educación emprendidas por el gobierno.

La región de Toulouse es la más afectada, seguida por la región parisina, donde se vieron afectadas unas 20 escuelas secundarias.

También se sumaron conductores de ambulancias y bloquearon el la plaza de la Concordia, en el centro de París.

Exigen la supresión de una reforma de la financiación de los transportes sanitarios que supone, según ellos, una seria amenaza para las pequeñas y medianas empresas del sector.

Durante las manifestaciones un vehículo fue quemado y una tienda telefónica fue saqueada cerca de una escuela secundaria ren Aubervilliers, al norte de la capital.

En Dijón (centro-este), unos 500 estudiantes marcharon por las calles de la ciudad y se enfrentaron con la policía quienes respondieron con gas lacrimógeno las agresiones con rocas por parte de los manifestantes.

DISTURBIOS EN FRANCIA

• ¿Quiénes son los “chalecos amarillos”? Son ciudadanos que se organizaron en redes sociales y protestan por el alza de precio en la gasolina.



LO ÚLTIMO



+ -