“Morimos de hambre”: trabajadores de Maduro

“Morimos de hambre”: trabajadores de Maduro

Al grito de “salario justo ya”, cientos de trabajadores públicos protestaron este miércoles en Caracas para exigir mejores sueldos, pues los actuales apenas dan para comprar un kilo de cebollas por la desbocada inflación.

Custodiados por decenas de policías y militares, 600 manifestantes se concentraron en una plaza del centro de la capital para denunciar lo que llamaron sus “salarios de hambre” y el colapso de las empresas estatales por la falta de inversión.

“Nos estamos muriendo de hambre, gano mil 800 bolívares que no me alcanzan para nada”, dijo a la agencia de noticias AFP Fidel Villarroel, de 58 años, técnico de la compañía de telecomunicaciones Cantv. Con 39 años de servicio, su sueldo mensual equivale a 4.8 dólares a la tasa del mercado negro, marcador dominante ante la escasez de divisas que monopoliza el gobierno socialista.

El presidente Nicolás Maduro puso en vigor esa remuneración en septiembre, tras una reconversión monetaria que eliminó cinco ceros al devaluado bolívar. Entonces, equivalía a 30 dólares.

Los salarios en Venezuela son devorados por una inflación que -según el FMI- cerrará este año en dos millones 500 mil por ciento y trepará a 10 millones por ciento en 2019.

El alto costo de vida con varios productos cuyos precios superan los de países vecinos- es una de las caras más dramáticas de la crisis venezolana, con cinco años de recesión y escasez de alimentos y medicinas.

La protesta transcurrió sin inciden- tes, con un hombre invitando a los poli- cías y militares a “sumarse a la lucha” a través de un megáfono. “¡A ustedes tampoco les alcanzan los reales (dinero)!”, arengaba ante la mirada impávida de los uniformados.

Los manifestantes también demandan la restitución de los contratos colectivos, que incluyen varios beneficios, y la actualización de las escalas salariales.

Según los trabajadores, esos acuerdos quedaron en el limbo al entrar en vigor el sueldo de mil 800 bolívares para la mayoría de los 2.8 millones de servidores públicos.

“Este es un plan de los cubanos para que todos ganemos lo mismo”, señaló a AFP Luis Hernández, de un sindicado de la vital industria petrolera, que aporta 96 por ciento de los ingresos en este país dependiente de las importaciones.



LO ÚLTIMO



+ -