facebook comscore
Muere el modernizador de la pintura española

Muere el modernizador de la pintura española

Entornos lunes 15 de octubre de 2018 - 13:38

Un óleo en donde plasmaba a los "demonios" totalitarios: Stanlin, Lenin y Mao fue la obra que Eduardo Arroyo no alcanzó a terminar y la respuesta al enigma que siempre le atormentó: ¿Cuál sería su última pieza?

Ayer el pintor y escultor español, considerado uno de los máximos representantes del fiogurativismo del siglo XX, falleció en Madrid a los 81 años de edad.

La comunidad cultural lamentó el deceso del que fuera considerado uno de los creadores más radicales de su generación. Su legado sigue presente no sólo en las piezas que creó a lo largo de más de cinco décadas sino en las obras y manuscritos inconcluso que abren un enigma sobre su personalidad bohemia y exuberante.

▶ Arroyo dejó listo un manuscrito de su interpretación de Los diez negritos a modo de última entrega de sus memorias, que completaría la trilogía compuesta por Minuta de un testamento y Bambalinas.

Su última exposición de esculturas en Segovia, inaugurada en el último Hay Festival y montada por él, junto a Fabienne di Rocco, su más cercana colaboradora y comisaria de casi todas sus muestras, se quedó sin una conclusión en donde figurase él.

Personas cercanas al pintor afirmaron que tenía planeado abrir otras dos exposiciones: una sobre sus pinitos de infancia en el Instituto Francés y otra que le estaba organizando a su amigo Alberto Anaut en la sala del Botánico de Madrid.

Eduardo Arroyo fue uno de los miembros más destacados de la Nouvelle Figuration (Figuración Narrativa). Se exilió voluntariamente en París en 1958, donde permaneció hasta la llegada de la democracia a España a finales de los años setenta. El artista representa la continuidad de una identidad de artistas, que generaron las vanguardias en los años 30, y a cuya configuración contribuyen decisivamente Pablo Picasso y Joan Miró.

Sobre el círculo de pintores que frecuentó en París recordaba que lo que les unía era que les interesaba más la política que el arte y aseguraba que "hoy sería absolutamente imposible que existiera un grupo así"

Como pintor expuso en los principales centros artísticos de Europa y América.Su primera exposición, en 1963, fue censurada. Como escritor publicó en 1974 Treinta y cinco años después y en 1986 estrenó en Munich su primer drama, Bantam.

Arroyo creía que "sin ética el arte no es nada", y que si la creación se convierte en "mera especulación, oportunismo o moda" deja de tener sentido y se "desmorona".

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
¿Qué significan los símbolos de la UNAM? Entornos
2020-09-22 - 12:11
+ -