Nueva pintura de La Virgen ofrece pistas de su atuendo original

Nueva pintura de La Virgen ofrece pistas de su atuendo original

MARTHA ROJAS



Pintada en acrílico y óleo sobre tela, el artista mexicano Jesús Lima reinterpretó la imagen de La Virgen de Guadalupe para crear una pieza nueva que ofrece un panorama visual de cómo lució la tilda original, que data de 1531.



La obra fue presentada al público este fin de semana por Rubicó y por el creador, con el aval de la Arquidiócesis Primada de México.



“En los últimos años se ha usado la imagen de La Virgen sin autorización de la Iglesia, incluso con alguna intención política y en países como China como un objeto comercial, por ello, buscamos reivindicar el uso de su imagen, una de las más reproducidas en todos los formatos, con el respeto que merece”, explicó Gonzalo Ortiz Blanco, director creativo de Rubicó.



En ese sentido, el artista Jesús Lima expresó que pintar una imagen tan emblemática y simbólica dentro de la idiosincrasia mexicana había representado un “reto y un placer”.



En la pieza predominan los colores luminosos, y el característico verde con destellos amarillos de la manta que recubre a la santa resaltada por el fondo gris. El creador mencionó que durante la realización de la obra se habían respetado los colores originales, y que el resultado puede ser muy similar a los que tenía la manta que esta resguardada en la Basílica de Guadalupe, el segundo templo católico más visitado del mundo, sólo por detrás de la Basílica de San Pedro.



De acuerdo con la tradición oral , la Virgen María se apareció en tres ocasiones a Juan Diego Cuauhtlatoatzin en el cerro del Tepeyac, y en una ocasión posterior al tío de éste, Juan Bernardino; su última aparición ocurrió el 12 de diciembre de 1531.



La historia, asentada en algunos documentos del Vaticano, cuenta que fue la santa quien pidió a Juan Diego ir a donde se encontraba Juan de Zumarrága, primer obispo de México; al llegar, el hombre desplegó ante el sacerdote su ayate dejando al descubierto la imagen de María con rasgos mestizos.



Desde entonces el cerro del Tepeyac y la imagen de La Virgen, se han convertido en elementos simbólicos de la tradición católica desde la Colonia.



Rubicó aseguró que el culto por la Virgen de Guadalupe, que profesa una amplía mayoría de mexicanos, es una de las muestras más claras del sincretismo que los define y parte de los valores que promueve el taller de arte estilo mexicano.





LO ÚLTIMO



+ -