laopcionnota
“Para mi el Arte es arte hasta que tiene la capacidad de provocar”

“Para mi el Arte es arte hasta que tiene la capacidad de provocar”

Entornos miércoles 12 de diciembre de 2018 - 06:13


POR MARTHA ROJAS

“Cuando te toca, aunque te quites, y cuando no, aunque te pongas”, reza el dicho popular con el que el artista oaxaqueño Manuel Miguel Pérez define su azarosa inserción en el mundo del arte y las galerías.

Manuel nació el año del primer gran terremoto que cimbró tierras mexicanas. Siendo apenas un niño, la necesidad creativa que habita, dentro de lo que insospechadamente podría definirse como un artista nato lo llevó a trazar sus primeros lienzos sobre la maleza, que inunda los montes del pequeño poblado zapoteco en el que creció, a casi mil 700 metros sobre el nivel del mar.

La vara que usaba para arrear a sus animales al monte, le sirvió de pincel.

Los senderos que sortean la caprichosa orografía, fueron el primer gran escenario en el que Manuel expuso.

Ahora, convertido en un hombre de 33 años, puede presumir la trascendencia de aquellos primeros pasos. Su obra ha sido expuesta en Londres, Barcelona, México e incluso Estados Unidos, lugar en el que vivió y marcó sus aspiraciones creadoras.

“Desde niños tenemos inquietudes, yo, por ejemplo, dibujaba, pero no tenía conciencia de que eso era arte, trazaba lo que veía en mi entorno. Jamás pensé que un día iba a dedicarme y vivir de esto.

“Cuando tenía 15 años me mudé a Oaxaca, trabajaba pero en mis tiempos libres no tenía nada que hacer así que me sentaba a dibujar. Comencé a seguir la moda del grafiti, alguien vió mi trabajo y me invitó a hacer unos pequeños trabajos para una galería y por primera vez en mi vida reflexioné sobre mis inclinaciones artísticas. Por causas ajenas, emigré a Estados Unidos en donde conocí al maestro Alejandro Santiago y comencé a ayudarlo. Yo creo que era mi destino”, cuenta a ContraRéplica el artista que mañana jueves presenta en la galería Cuatrosie7e, Destilado: 5 visiones plásticas actuales, una muestra que incorpora el trabajo de cinco artistas, incluyendo el de Manuel.

Sin saber la importancia que la pintura, el dibujo, la escultura o el grabado tomarían en su vida, el artista superó las limitantes de sus propias condiciones inspirado por la obra de José Guadalupe Posada.

“Uno siempre piensa que es muy difícil dedicarse a esto, hay una necesidad humana de tener una estabilidad económica para subsistir; yo no pensé en que me haría famoso pintando o escribiendo. Tenía que vivir muchas cosas pero inconscientemente cuando viví en Estados Unidos, aunque tenía un buen trabajo continuaba dibujando; colaboré con algunas casas de cultura e incluso dí unos talleres de pintura hasta que contacté con personas que podían ayudarme en ese camino.

“Por destinos azarosos de la vida tuve que regresar a Oaxaca, conocí a otros artistas y me nutrí de todas las formas posibles, de su trabajo y su técnica así comencé a tener confianza en que yo también podía crear”, asegura Manuel.

Pese a que nunca encerró en el olvido sus inclinaciones estéticas, no fue sino hasta hace cinco años que vendió su primer cuadro.

“El primer libró de arte al que accedí fue uno de Guadalupe Posadas, ni siquiera sabía quién era. Imaginar en hacer algo similar a lo que hacía para mi era impensable pero en su obra dimensioné la importancia de la línea y la geometría, algo que se puede percibir en mis cuadros que sin pensarlo o quererlo fueron vendidos por primera vez hace cinco años”, agrega.

Para él la pintura mantiene una relación intrínseca con la línea y las formas que sólo la geometría da.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

IM/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


+-