facebook comscore
¿Política digital?

¿Política digital?

Columnas miércoles 30 de octubre de 2019 - 12:55

Los jóvenes y la política de hoy.

En la situación actual que vivimos en México es imprescindible hacer una pausa y reflexionar sobre el porvenir de la sociedad.

La proyección y rumbo que está tomando la humanidad apunta a la digitalización. Este reto implica que gradualmente se irá disminuyendo en ciertos aspectos el contacto personal con otros. Por ello es importante analizar el futuro de la política.

A muchos jóvenes nos disgusta hablar de política. Nos desagradan los sistemas y mecanismos actuales, ya que somos una generación, que no vivimos los injustos sistemas anteriores a los democráticos y buscamos más justicia. Mostramos disposición a cambiar de sistema, sin encontrar aún la fórmula que dé respuesta a nuestras actuales demandas y no logramos definir un camino en concreto. Sabemos que la democracia es imperfecta y buscamos perfeccionarla.

Ante la inquietud de cambio, en una búsqueda desenfrenada y desinformada, podríamos caer en sistemas antidemocráticos, lo cual sería un total retroceso a los avances que han realizado millones de mexicanos con muchísimo esfuerzo.

Necesitamos encontrar la forma de conectar las sensibilidades y prácticas de las nuevas generaciones con las instituciones políticas, a fin de mejorar el sistema social y que los gobiernos avancen con mayor ánimo y participación ciudadana. Ello implicará mejorar la democracia y la digitalización del sistema, y plantearnos retos que abarquen el aspecto político. Debemos aceptar que la democracia es la herramienta más fuerte que tenemos ya que, por ahora, no hay otra mejor. Bien dijo Winston Churchill, “la democracia es el peor de todos los sistemas políticos, a excepción de todos los demás”.

En épocas de desencanto democrático y económico, a veces es muy difícil encontrar soluciones. Es muy fácil caer en la apatía y pensar en que ningún esfuerzo tiene sentido. Precisamente, ese es el mayor peligro porque es cuando más necesitamos ideas frescas de jóvenes libres, que dejen atrás todos los estigmas que hemos heredado del pasado.

Los resultados electorales a nivel mundial, lamentablemente, han demostrado que se vota por emociones y no por razones, esto con mucha influencia por parte de las redes sociales, de las fake news y del uso de bots que se encargan de manipular a las masas digitales, como en el caso del Brexit o Trump.

Ver memes todo el día y estar enviciados con las redes sociales nos llevará al fracaso. Debemos evitar ser repetidores de información y convertirnos en pensadores que defiendan apasionadamente fines trascendentales.

Las nuevas generaciones tenemos que ver a la política desde una óptica objetiva sobre lo que es; la única vía por la cual se puede incidir en la realidad y dar rumbo a un país. Los grandes retos que enfrenta México nos deberían obligar a prepararnos académicamente y a pasar de la queja a la acción, debemos dejar de pensar en los likes y comenzar a pensar en nuestra patria. ¿Queremos seguir en la banca, o entraremos a la cancha a defender nuestra portería?

Necesitamos dejar atrás el escaso interés en los asuntos políticos y aceptar la realidad de que somos corresponsables. El destino de México no depende únicamente del gobierno en turno, sino de todos y cada uno de nosotros. No existe papá gobierno, y nadie va a solucionar nuestros problemas más que nosotros mismos.

El ánimo fatalista y negativista, la mediocridad y el desinterés, son el cáncer de México.

De nada sirve llorar y quejarse en un chat, en un post o en una charla de cafetería, si ni siquiera votamos, si no participamos o impulsamos acciones o proyectos que impacten a nuestro país.

En gran parte, el único ejercicio democrático que algunos realizamos es el ir a votar el día de las elecciones, pero ¿cuántos de nosotros conocemos a nuestros vecinos y nos coordinamos para mejorar nuestra colonia? ¿cuántos nos informamos sobre los avances o retrocesos gubernamentales? ¿cuántos unimos esfuerzos para exigir resultados? ¿cuántos participamos en asambleas o en asociaciones civiles? ¿cuántos de nosotros tomamos acción y actitudes propositivas que aporten al mejoramiento de nuestro entorno?

Necesitamos críticos constructivos, propositivos, participativos, pero, sobre todo, positivos. Los jóvenes debemos inyectarle dinamismo y exigencia a la política e involucrarnos en la vida pública desde nuestras trincheras.

A la fecha, se han realizado avances en la digitalización de mecanismos institucionales y se ha legislado en materia digital. Todo esto continuará hasta que se logre adaptar el sistema gubernamental al nuevo escenario social. Sin embargo, es nuestro deber como ciudadanos responsables mantenernos en observancia y generar una participación activa.

Ya basta. Ya estuvo bueno de ser individualistas y egoístas, seamos una generación distinta, que se preocupe y ocupe, en favor de los más necesitados. Darle la espalda a la política es darle la espalda a millones de personas que necesitan de nosotros.

No estamos derrotados, sí estamos comprometidos. Cambiemos el chip.

Escrito por Isaac Férez Esparza

Alumno de la Carrera de Administración Pública y Gobierno de la Universidad Anáhuac.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Malas señales para los periodistas Columnas
2019-11-15 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-15 - 01:11
IPH, el reto Columnas
2019-11-15 - 00:49
Ideologías húmedas Columnas
2019-11-15 - 01:39
Historia y dictadura Columnas
2019-11-15 - 01:38
+ -