Seguridad y defensa en la búsqueda de Shangri-La

Seguridad y defensa en la búsqueda de Shangri-La

Shangri-la es un lugar paradisiaco escondido entre las montañas de los Himalayas, donde imperan la paz y la armonía; un oasis inventado por el escritor James Hilton en su novela Horizontes Perdidos. Es una coincidencia que la Cumbre de Seguridad de Asia, organizado por el Instituto de Estudios Estratégicos (ISS, por sus siglas en inglés), lleve el mismo nombre: Diálogo de Shangri-La. Sin embargo, Asia está lejos de alcanzar el paraíso de la paz ideal. Durante la cumbre de este año, el primer ministro de la India, Narendra Modi, hizo un llamado a favor del libre comercio y en contra de “las murallas del proteccionismo”. Esto en referencia a las constantes amenazas de Estados Unidos para aplicar a India la Ley para Contrarrestar a los Adversarios mediante Sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés), tal como lo ha hecho con China.

CAATSA pretende evitar las “transacciones significativas” con gobiernos, contratistas u otros actores de sectores estratégicos de Rusia, Irán y Corea del Norte. Pero India no se ha dejado intimidar. No sólo se espera que continúe con la importación de petróleo iraní; además, este mes concretó el contrato para adquirir el sistema de defensa de misiles S-400 Triumf, de origen ruso. India argumentó que respondía a sus necesidades urgentes de seguridad nacional y se declaró una nación independiente. En realidad, Rusia siempre ha sido el principal proveedor de armas de India, seguido por Estados Unidos e Israel.

Donald Trump reaccionó diciendo que India vería las consecuencias “más pronto de lo que espera”, pero imponer sanciones sólo sería contraproducente para Estados Unidos. No sólo fracasaría en su esfuerzo por alejar a India de Rusia (su aliado desde la guerra fría, a pesar del principio de no alineamiento), adicionalmente podría provocar un enfriamiento indeseable en sus relaciones bilaterales.

Estados Unidos otorgó a India el status único de “Socio Mayor de Defensa”, pues lo necesita como aliado para contrarrestar la influencia de China en Asia y el Pacífico. Asimismo, se sabe de la posible adquisición de armamento naval y helicópteros militares estadounidenses por parte del gobierno de India, por lo que sancionar al gobierno de Modi podría entorpecer estos contratos. Claro, a pesar de los posibles efectos negativos, no sería la primera vez que Trump tomara alguna decisión impulsiva e impredecible.

Por su parte, India ha buscado fortalecer su presencia en su vecindario. En materia de defensa ha procurado un mayor intercambio y acercamiento con otros países mediante ejercicios militares conjuntos como los que iniciaron esta semana con Japón. No obstante, las tensiones con Pakistán, la influencia de China y la inestabilidad de países como Sri Lanka, aunados a los escándalos nacionales, ensombrecen su panorama. Ante la incertidumbre, es claro que la búsqueda de Shangri-la seguirá siendo una utopía en el escenario asiático de seguridad.

PUBLICIDAD

NOTAS MÁS LEÍDAS



LO ÚLTIMO



+ -