Staff de Trump coludió con WikiLeaks para publicar mail de Hillary

Staff de Trump coludió con WikiLeaks para publicar mail de Hillary

POR MARTHA COTORET Y AGENCIAS

Paul Manafort, exjefe de la campaña de Donald Trump, se reunió en secreto con el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada ecuatoriana en Londres, pocos días o semanas después de ser contratado para participar en la campaña presidencial del republicano, reveló ayer el diario británico The Guardian.

Dicha reunión carecería de importancia si no hubiese sido el portal que filtra documentos sobre instituciones y personalidades de poder en el mundo el que publicó en 2016, en plena contienda por la presidencia de Estados Unidos, decenas de miles de correos electrónicos robados a la exsecretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, por espías rusos.

The Guardian, que no identificó las fuentes de sus informes, asegura que Manafort se reunió con Assange “en torno de marzo de 2016”, el mismo mes que los hackers rusos comenzaron su ataque fulminante para robar correos electrónicos de la campaña de Clinton.

Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente Donald Trump, negó ayer haberse reunido como el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, luego de que el periódico The Guardian publicara que ambos se habían encontrado al menos tres veces, una de ellas en 2016.

“Esa historia es totalmente falsa y deliberadamente difamatoria. Nunca he conocido a Julian Assange ni a nadie relacionado con él”, dijo Manafort a través de un portavoz. “Estamos considerando todas las opciones legales contra The Guardian, que continuó con esta historia incluso después de que mis representantes notificaran que era falsa”, agregó.

El comunicado se produjo un día después de que la oficina del fiscal especial Robert Mueller le dijo a un juez federal que Manafort había incumplido su acuerdo de culpabilidad al mentir repetidamente al FBI a pesar de haberse comprometido a cooperar con la investigación.

En la víspera, Mueller acusó a Manafort de mentir a los investigadores federales en la pesquisa sobre Rusia, lo que violaría su acuerdo con la fiscalía y lo pone en riesgo de pasar más tiempo en la cárcel con nuevos cargos penales.

El colapso del acuerdo alcanzado por Manafort, revelado el pasado lunes en un documento judicial, también implica que el equipo de Mueller perderá a un testigo cooperante que pertenecía al grupo que manejaba la campaña de Trump y que estuvo presente en varios episodios cruciales que están siendo investigados.

Entre ellos se incluye una reunión en la Torre Trump en la que participaron Donald Trump Jr. Adicionalmente, una abogada rusa que le había dicho que tenía información perjudicial sobre la demócrata Hillary Clinton.

Con la medida resurge la relación cáustica que Manafort ha tenido con la oficina del fiscal especial desde que fue encausado el año pasado. Antes de su acuerdo con la fiscalía, Manafort impugnó agresivamente en la corte la legitimidad de Mueller, se sometió a un juicio y fue a dar a la cárcel después de que los fiscales descubrieron que había intentado interferir con los testigos del caso.

En el nuevo legajo, el equipo de Mueller dijo que Manafort “cometió delitos federales” al mentir acerca “de varias cuestiones”, incluso después de que accedió a cooperar sinceramente con la investigación. Los fiscales dicen que presentarán detalles sobre la “naturaleza de los delitos y mentiras del demandado” en un escrito a ser entregado a la juez en fecha posterior.




LO ÚLTIMO



+ -