Superdelegados, en poder de programas

Superdelegados, en poder de programas

LUCIANO FRANCO

Los llamados superdelegados que creó la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados, tendrán entre sus funciones el manejo de las altas y bajas en los padrones de beneficiarios de los programas sociales, los resultados de las evaluaciones de éstos, y la relación de municipios y localidades que operarán esos mecanismos de beneficio popular, de acuerdo con la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

De igual forma, operarán el calendario de entrega de apoyos por entidad federativa, municipio y localidad, con anterioridad de al menos 60 días a la entrega, y verificarán los ajustes presupuestarios que sean autorizados a los diferentes programas.

“El titular del Poder Ejecutivo contará en cada entidad federativa con las Delegaciones de Programas para el Desarrollo, que tendrán a su cargo la coordinación de acciones en materias prioritarias, con las autoridades estatales, municipales y de la CDMX.

“Así como coadyuvar en la supervisión de los servicios de los servicios y trámites de los programas prioritarios a cargo de las dependencias y entidades de la administración pública federal”, señala el texto.

Por ello, el coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, René Juárez Cisneros, aseguró que esos “superdelegados, no son otra cosa que una auténtica maquinaria electoral”, y rechazó su creación.

El gobierno federal opera alrededor de 150 programas y acciones de desarrollo social en todo el país, cuyo presupuesto para 2017 fue de 906 mil 834 millones de pesos.

Los titulares de las “oficinas de representación”, que habrá uno en cada entidad de la República, podrán realizar “acciones de orientación y difusión con los beneficiarios, para garantizar la transparencia y evitar cualquier uso ilegal de los programas”.

El texto original propuesto por el coordinador de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado, proponía que dicha “orientación” tuviera como fin “evitar cualquier manipulación política del programa”, lo que se excluyó para quedar solamente en “evitar cualquier uso ilegal de los programas”.

El PAN, en voz de la diputada Adriana Dávila, aseguró que la creación de esas figuras inicia una “era de auténticos virreyes” que afectará el federalismo y concentrará decisiones vitales para el desarrollo en unas cuantas manos.



LO ÚLTIMO



+ -