Todo cambia

Todo cambia

Una de las características más distintivas desde los 90 a la fecha en cualquier ciudad de Estados Unidos son sus famosos malls (centros comerciales). Ahí hay de todo, ropa, restaurantes de comida rápida, cines, salas de belleza y joyerías, en verdad de todo.

Son construcciones imponentes, rodeadas de grandes estacionamientos, una vez que entras en ellos el tiempo toma otra dimensión. La mayoría de estos malls son, pero cada día menos exitosos, tanto para los comerciantes como para los compradores mismos; su fin se ve cada día más cercano.

Desde hace unos años en Estados Unidos se habla de la muerte del shopping mall tradicional.

Entre los gringos hay todo un género fotográfico que se dedica a documentar la muerte lenta de los centros comerciales. Se calcula que una quinta parte de los malls estadunidenses tienen más de diez por ciento de espacios vacantes, la primera señal de que han entrado en una espiral que los llevará a su cierre. Las proyecciones comerciales y financieras de grandes compañías hablan de que cuatro de cada cinco centros comerciales desaparecerán en menos de dos décadas.

El crecimiento del comercio digital en Estados Unidos parece absorberlos. Las cifras alcanzadas en el pasado Cyber Monday superan con mucho a las del Black Friday. Las ventas del lunes cibernético de este año alcanzaron la cifra de 8 mil millones de dólares contra los 6.3 millones de dólares del viernes negro.

Estas dos importantes fechas para el comercio estadunidense se han extendido más allá de sus fronteras, han conquistado gran parte del sur del Continente Americano y de Europa misma.

El Black Friday data de los 50, surgió como una estrategia del comercio establecido para incrementar sus ventas, mientras que el Cyber Monday arrancó en 2005 y, de igual manera buscan aumentar sus ganancias. Los compradores aún van el viernes a las tiendas físicas, pero el lunes voltean al internet.

En la columna del pasado 27 de noviembre, di cuenta de cómo se clasifica el llamado e-commerce (contrareplica.mx/nota-y-el-e-commerce2018191146), en él se busca siempre gastar menos y ganar más, el objetivo primario de los comercios y compradores para estas fechas.

Sin duda que el cambio en la forma de comprar y vender en el mundo está cambiando, ajustándose a una realidad en la que la tecnología y accesibilidad marcan la pauta.

Hay un refrán que bien podemos aplicar a esta nueva realidad comercial, ”renovarse o morir”, pero la pregunta es ¿qué pasará con esas grandes superficies donde por años se alzaron esos polos de atracción comercial? Esta historia sin duda continuará ya que el comercio establecido no desaparecerá, veremos nuevos caminos que andarán los empresarios inmobiliarios y los comerciantes mismos.



LO ÚLTIMO



+ -