Tributo al perro

Tributo al perro

Creo firmemente que no hay fotógrafo que no sea creativo, a pesar de que su trabajo pareciera ser repetitivo. También admito que unos son más que otros y que solo unos cuantos llegan a un nivel de ser más productores de imágenes.

Hay temas que son más fáciles que otros, pero cualquier tipo de orden que nos dan a cubrir nos hacen pensar ¿cómo lo voy a tomar?, es nuestra obligación, pero entre que te haces la pregunta y cubres el hecho pasa un tiempo enorme y muchos factores pueden ayudar o no a lograr lo que imaginaste.

Esta semana inician los festejos del festival Diwali, que es una fiesta hindú donde por cinco días se celebra la luna nueva del mes Kartika, que es la entrada del Año Nuevo de esta religión.

La fiesta incluye juego de luces, colores, mucha gente feliz y pequeñas celebraciones a la vida llenas de misticismo y magia, esa que sólo encuentras en la India.

Hace seis años tuve la oportunidad de recorrer una parte de ese inmenso país durante 30 días y participar en las actividades del hinduismo, que es vibrante. Claro, como fotógrafa es el doble de emocionante porque la cámara no deja de hacer clicks llenos de colores.

▶ Dentro de tanta alegría, también se le da tributo al perro y a su leal amistad y compañía al ser humano, a lo que se le llama Tijar o Kukur Tihar. En la imagen aparece un Policía de la Fuerza Armada realizando algunos trucos con su animal como parte del festejo a los canes.

Otro ejemplo del uso de la luz en contra, teniendo el sol justo a la mitad del cielo y de fondo también nos ayuda a lograr fotografías como estas.

Hablaba al inicio sobre la creatividad de los fotógrafos, porque cuando en las oficinas de prensa nos dan la orden de ir a cubrir algo relacionado con animales, la inquietud por elegir un buen encuadre para su publicación, es más.

Recuerdan las fotos que vimos de Frida, la hermosa perrita labrador rescatista que formó parte del equipo de la Secretaría de Marina para ayudar en las labores de ayuda en los sismos del 7 y 19 de septiembre del año pasado. Las fotos eran muy similares, Frida “posaba” sentada o de costado mostrando su uniforme.

En el Tihar, todo un día se le dedica a los perros, quienes son vistos como mensajeros de Yama, el dios de la muerte. Se les engalanan con guirnaldas de flores atadas al cuello y se les pone esta marca de color naranja en la frente como señal de que son parte de la tradición.

La devoción y el cuidado que tienen los indios por los animales es impresionante.

No olvidemos que la vaca es uno de esos animales que son considerados sagrados por la suerte y sabiduría que llevan.

Hoy le tocó al perro y me parece fenomenal. El tema queda cubierto, la imagen es perfecta para publicar y para compartir en todo el mundo que al perro se le cuida y se le agradece su personalidad protectora y por supuesto su leal compañía.

El fotógrafo Navesh Chitrakar lo resolvió perfecto, tomó el sol como un elemento a favor poniéndole más emotividad a la festividad. Y como bien lo dice “Nunca estoy cansado para tomar fotos. Mi cámara me hace la persona que hoy soy.”

Buscando un poco sobre él, es un profesional de la lente de familia de fotógrafos y aunque nunca pensó ser fotoperiodista cubre todo lo que sucede en Nepal, en especial las distintas e interminables festividades. Intenta producir sus imágenes tan fáciles como pueda.

Está de acuerdo que con los que Cartier Bresson nos dejó de herencia, estar en el lugar correcto y en el momento adecuado y sobre todo invita a los jóvenes fotógrafo a que no se rindan fácilmente, que sigan intentándolo porque un día tarde o temprano su trabajo arduo se verá recompensado.



LO ÚLTIMO