Trump, con los sondeos en contra, toma las riendas de las legislativas

Trump, con los sondeos en contra, toma las riendas de las legislativas

MARTHA COTORET Y AGENCIAS

A dos días de las elecciones legislativas en Estados Unidos, en el que los ciudadanos eligen los 435 escaños de la Cámara de Representantes y un tercio de los 100 lugares del Senado, el panorama es desolador para los republicanos.

De acuerdo con sondeos publicados ayer por ABC News en conjunto con The Wall Streat Journal, los conservadores van ocho puntos porcentuales por debajo de los demócratas: 52 a 44 por ciento, por lo que el presidente Donald Trump se vio en la obligación de tomar las riendas de la campaña.

Sin embargo, no todos los candidatos contarán con el apoyo del magnate.

Trump admitió ayer que se enfocará “principalmente” en ampliar la mayoría republicana en el Senado en su campaña para las elecciones legislativas de mañana, a pesar de que es la Cámara Baja la que más probabilidades tiene de caer en manos de la oposición demócrata.

“Nos va a ir bien en la Cámara de Representantes, pero como saben, mi enfoque principal ha sido el Senado, y creo que nos va a ir realmente bien en el Senado”, manifestó el presidente de Estados Unidos en declaraciones a los periodistas al abandonar la Casa Blanca rumbo a Macon (Georgia).

El pasado viernes el magnate reconoció que los demócratas “podrían” recuperar el control de la Cámara de Representantes, que está en manos republicanas desde 2011, y ayer justificó su decisión de no invertir más esfuerzos en impedir que eso ocurra.

“No puedo hacer campaña por todos esos congresistas. Hay mucha gente en la Cámara Baja. Serían demasiadas paradas”, argumentó.

La oposición a Trump necesita ganar 23 escaños para tomar las riendas de la Cámara Baja, y los analistas calculan que podrían conquistar hasta 35 asientos y hacerse con la mayoría.

En cambio, el mapa es mucho menos favorable para los demócratas en el Senado, donde tienen que defender más asientos que los republicanos, y en estados especialmente conservadores.

Los comentarios representan el indicio más claro de que se desvanece el optimismo de Trump sobre las oportunidades republicanas de retener el control de la cámara baja, en donde el partido enfrenta una mayor resistencia que en el Senado. Y ocurre en momentos en los que Trump viaja para la recta final de las elecciones que podrían alterar drásticamente su mandato.

El argumento de cierre de Trump a los votantes quedó de manifiesto ayer mientras busca motivar al electorado republicano para que acuda a las casillas, metiéndoles miedo sobre la posibilidad de que los demócratas asuman el control legislativo.

“¿Quieren que termine la prosperidad en Georgia?”, preguntó Trump en Macon, Georgia. “Voten por los demócratas”. Las declaraciones de Trump incluyeron referencias sobre el grupo de extrema izquierda “Antifa” y a la caravana de migrantes centroamericanos que se dirige a la frontera, a la que describió como una “invasión”.

Frente a miles de personas que se presentaron a un hangar en Macon para respaldar al candidato republicano a la gubernatura de Georgia, Brian Kemp, Trump declaró: “Hay algo en el ambiente que no había visto desde 2016”. “Es una elección muy importante”, añadió. “No diría que tan importante como la del 16, pero casi”.




LO ÚLTIMO



+ -