Trump se aferra al populismo en última jornada de campaña

Trump se aferra al populismo en última jornada de campaña

MARTHA COTORET

Para Donald Trump las elecciones legislativas de hoy, en las que los estadounidenses eligen a un tercio del Senado y a los 435 integrantes de la Cámara de Representantes, se ha convertido en un medidor a su gestión. Por eso, el presidente de Estados Unidos ha tomado la campaña en sus manos.

En la jornada de ayer, el republicano tomó las banderas antiterrorista y antimigrante al reactivar un paquete de sanciones en contra de Irán y Venezuela y al reimpulsar su campaña en contra de los dreamers y los extranjeros, en general. Dos temas que movilizan la base electoral de los republicanos, en riesgo de perder el control total del Legislativo.

Estados Unidos restableció ayer las amonestaciones que afectan los sectores petrolero, bancario y de transporte de Irán y amenazó con más medidas, pero aseguró que en el caso del crudo las restricciones se impondrán gradualmente “porque no quiero impulsar los precios del petróleo en el mundo”.

El castigo al régimen de Hasan Rohaní afectó a dos instituciones financieras de Venezuela –el Banco Internacional de Desarrollo y el Banco Binacional Irán Venezuela–, acusadas por EU de “promover y financiar actos terroristas que pueden significar un riesgo” para la nación estadounidense.

El mandatario, quien reconoció esta semana que puede perder el control de la Cámara baja, también cargó en contra de los dreamers. Su despacho envió ayer un escrito a la Corte Suprema de Justicia pidiéndole que tome acciones legales con respecto a la cancelación de la Acción Diferida de 2012 (DACA) y no espere que actúen los tribunales inferiores.

El documento fue enviado por la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen, dependencia que tiene bajo su cargo la administración del programa.

A un día de las elecciones en EU, los demócratas mantienen una ventaja de dos dígitos sobre los republicanos, reveló ayer un sondeo realizado por CNN.

Los demócratas, que requieren 23 escaños adicionales para recuperar el control de la Cámara baja que perdieron en 2010, gozan en este momento de una ventaja de 55 por ciento de la preferencia electoral contra 42 por ciento de los republicanos, un margen de triunfo similar al existente desde septiembre pasado.

En general, 42 por ciento de los consultados dice que su voto será para expresar oposición al presidente y sus políticas, mientras que un 28 por ciento asegura que emitirá un sufragio de apoyo.

Trump llega a sus primeros comicios de medio mandato con una popularidad de apenas 39 por ciento, revela CNN.

PUBLICIDAD



LO ÚLTIMO



+ -