laopcionnota
El último que apague la luz

El último que apague la luz

Columnas jueves 06 de junio de 2019 - 04:13


Sales un día a buscar una empresa, por ejemplo de servicios, y te encuentras con el cartel que dice fue cerrada. Conversas con un empresario y te comenta que la semana pasada le tocó despedir a 12 de los obreros. Calladamente la actividad empresarial privada en Venezuela se va achicando. Atraviesas una zona industrial y son más los portones con señal de abandono que con actividad laboral.

La crisis tiene tantas cabezas que dejamos en segundo plano el desmontaje industrial que está en marcha en Venezuela, producto de la guerra económica de Nicolás Maduro contra el sector privado. Y lo peor, es que de no ocurrir un cambio político en un tiempo prudencial, sencillamente dejará devastado a este país.

De acuerdo con las cifras que maneja Conindustria, que reúne a las cámaras de industriales de Venezuela, el chavismo ya en sí ha significado la muerte del sector privado.

En 1999 cuando Hugo Chávez llegó al poder existían 12.700 industrias. Tras 14 años de Chávez y otros seis de Nicolás Maduro en el poder apenas sobreviven 2.500 industrias de capital privado.

La recuperación industrial del país será uno de los más grandes desafíos que enfrente el primer gobierno post-chavista. Venezuela hoy necesita de todo, en todos los sectores, y al estar colapsada la industria petrolera, es impensable volver a un esquema de importaciones masivas. La recuperación de la democracia deberá traer de la mano la reparación del aparato industrial.

Y ambas cosas deben suceder en corto plazo. Si no es posible, entonces que el último apague la luz. Según la encuesta de Conindustria entre sus agremiados, el 85 por ciento de los industriales venezolanos cree que deberá cerrar su empresa en el lapso 2019-2020 en caso de que no termine de concretarse el esperado cambio que implique la salida de Nicolás Maduro del poder.

El chavismo, entretanto, insiste en hablar de empresas del Estado, pero eso en realidad es un desaguadero de recursos públicos.

Según el estudio realizado por Transparencia Venezuela, capítulo local de Transparency International, medio millar de empresas son administradas por el Estado en Venezuela. Sobre la gran mayoría existen denuncias de corrupción.

El caso más cruel es el servicio eléctrico. Administrado por empresas privadas desde sus orígenes, a inicios de 2007 Chávez anunció con bombos y platillos la estatización del sector y centralizó todo el sistema en un mamotreto al que bautizó como Corpoelec, la Corporación Eléctrica Nacional.

De acuerdo con Transparencia, hasta 2018 Corpoelec había despilfarrado 23.000 millones de dólares, en diferentes tramas de corrupción que como capas se han ido superponiendo.

Y quien escribe, como millones de venezolanos, hace un esfuerzo por no maldecir a Corpoelec cada noche, cuando de manera muy precisa, ve cortado su servicio eléctrico durante 5 horas a partir de las 19:00 horas.

No hay expectativa de que asuntos tan básicos se normalicen con el actual régimen ¿será Maduro quién terminará apagando la luz?


Periodista e investigador de la Universidad Católica
Andrés Bello, en Caracas.@infocracia

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

La lupa de la anticorrupciónColumnas
2019-06-19 - 02:43
Las dos AméricasColumnas
2019-06-19 - 02:40
Inversión en ChinaColumnas
2019-06-19 - 02:34
IngresosColumnas
2019-06-19 - 02:32
Línea 13Columnas
2019-06-19 - 02:29

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-