facebook comscore
A punto de tener la  vacuna… ¿cuál es la mejor?

A punto de tener la vacuna… ¿cuál es la mejor?

Global lunes 30 de noviembre de 2020 - 00:45

Por Martha Cotoret y agencias

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el jueves en medio de la celebración del Día de Acción de Gracias que las vacunas contra el coronavirus “probablemente estén listas la semana que viene (esta semana) o poco después”.

Por su parte, el gobierno de Gran Bretaña anunció el sábado que esta semana aprobará la vacuna contra el coronavirus que desarrolla Pfizer y BioNTech y que
la distribución de la sustancia comenzará horas después de darse la decisión. Además, informa que la vacunación iniciará el próximo 7 de diciembre.

Sin embargo, esta sólo es una de las 11 vacunas que están en la última fase de estudios clínicos en el mundo para combatir el coronavirus. Pero ¿en qué se diferencian? ContraRéplica te lo explica.

La vacuna de Pfizer y BioNTech, la más adelantada en los trámites burocráticos para lograr su aprobación, utiliza la tecnología conocida como ARN: es decir, contiene una pequeña secuencia genética creada en el laboratorio que "enseña" a las propias células del cuerpo humano a producir proteínas similares a Sars-CoV-2. A partir de ahí, el sistema inmunológico reconoce la amenaza y crea una respuesta que protege al cuerpo de futuras infecciones.

La ventaja de su tecnología biológica es que es más fáciles y rápidas de producir. Luego, los requisitos de laboratorio y equipo son menores en comparación con los inmunizadores que tenemos hasta ahora. Pero el mayor inconveniente es la necesidad de mantener las dosis a una temperatura inferior a -70° C para evitar que la sustancia pierda su efecto. Esto puede convertirse en un obstáculo importante en regiones remotas o muy cálidas.

En México, hay posiciones encontradas al respecto: el canciller Marcelo Ebrard ha dicho que Pfizer, que ya envió su solicitud de aprobación de medicamentos ante la Secretaría de Salud, que la farmacéutica ya hizo una propuesta a México para resolver el reto logístico de la necesidad de una red de frío especial para la transportación y almacenamiento de las vacunas que requieren temperaturas entre -70 y -80 grados centígrados.


Sin embargo, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, insiste en que el país no cuenta con la tecnología para mantener en resguardo esta vacuna: “Una de las consideraciones importantísimas para firmar o no los contratos depende de que sea realista la posibilidad de garantizar este sistema de ultracongelación que nos permita llevar en tiempo, forma y con las condiciones adecuadas este producto”, afirmó el pasado 12 de noviembre.

La fórmula desarrollada por Moderna también forma parte del grupo de vacunas basadas en ARN. El reciente anuncio de Moderna, por su parte, se basó en 95 participantes en ensayos clínicos diagnosticados con covid-19. Los resultados muestran que 90 de ellos eran del grupo placebo, lo que sugiere una tasa de efectividad del 94%.

Antes de solicitar la aprobación, sin embargo, el fabricante de medicamentos debe esperar un poco más para completar el objetivo de 150 eventos (es decir, 150 participantes infectados de Covid-19) para tener datos más sólidos. Esto debería suceder en las próximas semanas.

Comparado con el competidor Pfizer y BioNTech, el producto de Moderna tiene la ventaja de almacenarse a menos de 20° C. Esta es una temperatura mucho más fácil de garantizar con los congeladores que tenemos actualmente.

La fórmula de la Universidad de Oxford y AstraZeneca pertenece al equipo de vacunas de vectores virales no replicantes. Esto quiere decir que se construyó a partir de un adenovirus, un tipo de virus que no daña nuestra salud. En su interior, los científicos insertaron algunos genes de Sars-CoV-2 para provocar una reacción del sistema inmunológico.

Las fortalezas y debilidades de AZD1222 están en su originalidad: hasta el momento, no existe una vacuna aprobada que utilice este tipo de metodología. Por un lado, esto puede funcionar y revolucionar el conocimiento en el campo. Por otro, es necesario esperar pacientemente los resultados definitivos sobre la efectividad y seguridad del producto.

La CoronaVac, desarrollada en China, copó titulares la semana pasada, luego de la suspensión de las pruebas clínicas en Brasil por la muerte de un voluntario. La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) y el Instituto Butantan intercambiaron críticas en una serie de notas y entrevistas colectivas.

El punto fuerte aquí es la fiabilidad. La ciencia ha estado trabajando con vacunas de virus inactivados durante casi siete décadas. Por eso ya sabemos muy bien cómo producirlas y los principales problemas que pueden aparecer por el camino.

En la dirección opuesta, el punto débil es el retraso. La fabricación requiere un rigor extremadamente alto y una planta industrial muy bien equipada. La formulación tampoco rinde mucho en dosis por litro.


Por su parte, la Sputnik V (Centro Gamalaya de Investigación en Epidemiología y Microbiología) se basa en el vector viral no replicante (del mismo tipo en la Universidad de Oxford / AstraZeneca) y se está probando en 40,000 voluntarios en países como Rusia, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela y Bielorrusia.

Con base en uno de estos análisis preliminares, los investigadores de la Sputnik V anunciaron una efectividad del 92%, basándose en 20 eventos registrados. Hay que esperar a que el estudio evolucione un poco más para que este ritmo se consolide.

Finalmente, la de Johnson & Johnson –probada en Sudáfrica, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, México y Perú– está basada en la tecnología del vector viral no replicante (el mismo utilizado por la Universidad de Oxford / AstraZeneca y la Sputnik V), parece estar un poco retrasada, ya que la farmacéutica no ha hecho anuncios de análisis preliminares. Se espera que suceda en las próximas semanas.

La principal ventaja estaría en los números: parte de los estudios de Fase III evalúa una sola aplicación de la vacuna. Los otros competidores necesitan dos dosis para tener efecto. Si este esquema funciona, podría significar ahorros de miles de millones de dólares.




Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Chile redactará su nueva Constitución Global
2021-06-20 - 16:59
+ -