facebook comscore
Ante Covid, indígenas recurren más a parteras

Ante Covid, indígenas recurren más a parteras

Nación lunes 01 de junio de 2020 - 01:25

Por Lucero Méndez
lucero.mendez@contrareplica.mx
En la región lacustre de Michoacán, un grupo de parteras y activistas ha estado más ocupado que nunca atendiendo a mujeres embarazadas de 40 comunidades de la cuenca del lago de Pátzcuaro y cinco más de la meseta purépecha, quienes, por temor a contagiarse de Covid-19 y no recibir la atención adecuada, prefieren aliviarse con ellas para no tener que ir a los hospitales.
Antes de que comenzara la crisis sanitaria, María Elena Pascual, una partera profesional, con 12 años de experiencia asentada en el municipio de Erangarícuaro, atendía a una mujer por mes, pero, en los últimos tres meses, las pacientes que requieren su servicio aumentaron drásticamente, ahora atiende a por lo menos dos a la semana.
No es a la única a la que han buscado, en Pátzcuaro también se han multiplicado las consultas a mujeres que buscan dar a luz, quienes acuden con la partera profesional Karla Daniela Morales Pureco.
Ambas pertenecen a Mujeres Aliadas A.C., una asociación que brinda programas comunitarios, de salud, educativos y para adolescentes, cuenta con una casa de salud y su propia escuela profesional de partería, y desde hace 10 años, en que se constituyó, lucha por los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres en ese estado, donde, lamentan, aún hace falta mucha información sobre sus derechos en esas áreas.
“Han aumentado los números de consultas ginecológicas, pero en embarazos se ha duplicado la atención. La principal problemática a la que se enfrenta la entidad es la escasez de recursos. Ahorita hay mucha demanda y somos pocas parteras y muchas otras no tienen para pagar un parto”, comenta María Elena, quien también es la directora del Programa de Salud en esa asociación.
Karla Daniela, directora del Programa para Adolescentes de la ONG, señala otro reto: “Falta que ellas conozcan cuáles son sus derechos sexuales y reproductivos. Muchas mujeres son violentadas en cualquier etapa de su vida, desde niñas o adolescentes. Muchas veces no son libres de decidir si quieren o no tener hijos porque hay cosas que les inculca en su familia, hay muchas trabas al decidir sobre su cuerpo. Es un gran reto que las mujeres conozcan esos derechos y que los puedan defender, que las instituciones aseguren que los van a hacer valer y que no serán violentados”.
Para la directora ejecutiva de la asociación, Ondine Rosenthal, “desde antes del Covid-19 ya había muchos retos, como la falta de alternativas que garantice que las mujeres ejerzan de manera plena y gozosa sus derechos sexuales y reproductivos, que sí respeten sus derechos. En Michoacán y con las mujeres con las que hemos hablado han sido víctimas de agresiones dentro de los hospitales, verbales y hasta físicas”
La última Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, realizada por el Inegi, da cuenta de que 33.4 por ciento, de los 32.8 millones de mujeres que tuvo un parto sufrieron violencia obstétrica. Entre los principales incidentes que se registraron estaban los gritos o regaños (11.2 por ciento), tardaron en atenderlas porque les dijeron que se quejaban mucho (10.3 por ciento) o las ignoraban cuando preguntaban dudas (9.9 por ciento).
En los últimos meses, en Michoacán y Puebla, legisladoras locales de Morena y PRI han propuesto que la violencia obstétrica amerite seis y tres años de Prisión, respectivamente. Mientras que en Baja California se propuso que sea tipificada como delito. Hasta el momento solo está tipificada como tal en cuatro estados: Coahuila, Guerrero, Veracruz y Chiapas.
“A nivel estatal y nacional hay una falta todavía de información sobre nuestra salud, nuestros derechos, cómo cuidarnos mejor. Ahora con Covid el panorama en general de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres no se ve bien, pues generalmente los derechos más violentados son los de poblaciones más vulnerables, en este caso las mujeres”, advierte Rosenthal y agrega que la partería es una alternativa no solo para tiempos de pandemia pues los hospitales están llenos de bacterias y virus que pueden poner en riesgo un embarazo y solo se debería acudir a ellos cuando sean embarazos de riesgo.
Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren 300 mil mujeres al dar a luz por causas evitables, por lo que recomiendan que la partería es sea una labor con mayor reconocimiento y se deje de discriminar o menospreciar su trabajo, pues señala que, ante la falta de acceso de servicios de salud en algunas regiones, los gobiernos deben invertir en ésta a fin de salvar vidas.

También atendieron violencia de género
Además de las labores de salud que ejercieron en estos meses, a la organización llegaron mujeres para reportar violencia doméstica, “cosa que en 10 años no había ocurrido nunca. No es un tema que estábamos trabajando, ahora es un tema prioritario y nos ha llevado a vincularnos con otras organizaciones para orientarlas. Hubo llamadas donde solo querían ser escuchadas y no querían llevarlo a otros términos y otras que necesitaron apoyo salir de su hogar”, cuenta la directora ejecutiva de Mujeres Aliadas.
Según el último reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en Michoacán los incidentes por violencia familiar se incrementaron durante marzo y abril, mientras en enero y febrero se registraron 78 y 71 incidentes respectivamente, en marzo y abril hubo 120 y 113.
A nivel nacional, marzo ha sido el mes con más casos por violencia familiar, con 29 mil 232 reportes en abril disminuyó a 14 mil 591. Mientras que en abril hubo 103 mil 117 llamadas al 911 para reportar violencia sexual y familiar contra las mujeres, según la organización Intersecta.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -