facebook comscore
“Que lo tomen en serio, porque es cierto”

“Que lo tomen en serio, porque es cierto”

Ciudades miércoles 29 de abril de 2020 - 00:00

Por Claudia Bolaños
nacion@contrareplica.mx
Pacientes dados de alta del Hospital Juárez, ahora convertido en un nosocomio para la atención de personas con Covid-19, narraron lo difícil que les fue superar esta enfermedad que los llevó incluso a estar internados y quienes piden a la población cuidarse y creer en esta enfermedad.
Ayer, ocho pacientes salieron de dicho hospital, luego de vivir en carne propia los síntomas del coronavirus y quienes fueron despedidos con aplausos por el heroico personal médico.
En la Ciudad de México, tres de ellos decidieron narrar su experiencia con esta enfermedad que muchas personas no creen sea verdad.
Abigail Cortés narró que lo más complicado para ella fue estar separada de su familia.
“Lo más difícil fue no poder ver a mi familia todos estos días —un total de 10— que estuve hospitalizada. Eso fue lo que más me desesperaba”, afirmó al ser llevada por un camillero, en silla de ruedas, hacia el encuentro con su esposo.
Emocionada al verlo de lejos, dijo que se sentía muy satisfecha de sumarse a los pacientes que se han recuperado en el hospital, “ya que muchas personas afectadas por el padecimiento no lo han logrado”, y en ese nosocomio ella lo sabía.
“Me atendieron bien. Durante los 10 días que estuve internada los doctores y enfermeras me hicieron sentir bien, pero ya me había desesperado de estar aquí”, dijo, de 36 años de edad.
Antes de cruzar la puerta de salida del hospital hizo un llamado a la población, para que se cuide. “Esto no es mentira. Es en serio y es mejor tener cuidado”, dijo.
También Elizabeth Hernández, internada también durante 10 días, los cuales se le hicieron una eternidad pues es madre de dos pequeños de tres y cuatro años de edad.
“El proceso de atención fue muy pesado, porque hay que echarle muchas ganas para que uno se recupere”, dijo al reconoció la atención humana que recibió. “Todos estuvieron pendientes de mi mientras estuve encamada, pero en realidad no sabes cómo va a reaccionar tu cuerpo y eso es muy pesado”, añadió.
Por su parte, Pantaleón Gutiérrez, de 67 años, quien labora en la Central de Abasto, recordó que su lugar de trabajo, ahora también afectada por el contagio del coronavirus entre varios bodegueros de ese lugar, recuerda que “agarrábamos a broma a la enfermedad”;
sin embargo, ahora da gracias al cielo por haber recuperado su salud.
“Gracias a Dios me recuperé con el tratamiento que me dieron los especialistas del Hospital Juárez de México”, señaló con gran ánimo.
Aunque llevaba una mascarilla, se notaba orgulloso por su recuperación y expuso que en esa central hay una inmensidad de gente, porque abastece a todos los mercados de la zona metropolitana, y por eso hace 10 días, cuando trataron de cerrarla fue imposible, porque la mayoría no creía en que la enfermedad fuera verdad.
Camino a su casa, rodeado de sus familiares, Pantaleón pidió a la gente que se cuide. “Que lo tomen en serio, porque es cierto, aunque muchos no lo crean”.
”Hoy mismo, en cuanto llegue a mi casa le voy a pedir a todos que usen el cubrebocas dentro de la casa, para evitar la enfermedad. Gracias a Dios las cosas salieron bien y ahora espero que los que siguen ahí adentro se alivien”, concluyó.
Estas personas forman parte de seis hombres y dos mujeres provenientes de la Ciudad de México y del Estado de México, que se sumaron a los 74 pacientes que hasta este fin de semana también respondieron al tratamiento, los medicamentos y los cuidados de los especialistas del hospital y fueron dados de alta en el Hospital Juárez.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -