facebook comscore
A 10 años de su muerte evocan a Esther Selingson

A 10 años de su muerte evocan a Esther Selingson

Entornos viernes 07 de febrero de 2020 - 00:00

Por Martha Rojas
martha.rojas@contrareplica.mx

Este sábado se cumplen 10 años de la muerte de una escritora que, como muchas de sus coterráneas (Rosario Castellanos, Elena Garro o la misma Guadalupe Nettel) quedó sepultada en el abismo de las letras. Esther Seligson falleció en 2010, pero su literatura se mantiene como un tesoro escondido que exige salir a la luz.
En el marco de su décimo aniversario luctuoso, el Museo de la Ciudad de México recordará a la autora con una serie de actividades que versarán en torno a su legado cultural.
Criada en el seno de una familia judía-mexicana, Seligson se especializó en el estudio de la poesía y la historia judías. Tras su muerte, derivada de un infarto al miocardio, dejó una gran legado literario compuesto por cuentos, novelas, tomos de ensayo, poemarios, así como por textos de crítica teatral y traducciones.
Ester fue una escritora culta, viajera, hábil para los negocios y muy espiritual. Una profesional impecable. Siempre amable, relajada y con look hippie que la retrataba como una mujer errante que no era de aquí o de allá, sino de algún otro extraño lugar.
Dar clases, viajar y estudiar eran las tres pasiones de una autora que creía que el mundo literario era menos difícil para aquellas mujeres que no eran demasiado feas y sabían coquetear.
Selingson aseguró en una entrevista en 1973, que creía que en el fondo, los mexicanos eran muy débiles frente al sexo femenino por lo que no creía que para las escritoras fuera demasiado difícil que las publicaran.
Empezó a publicar a los 24 años en los Cuadernos del viento de Huberto Batis, con quien tuvo una relación que hoy en día perdura en amistad. También colaboró en la Revista Mexicana de literatura, de Juan García Ponce. A los veintiocho años apareció su primer libro: Tras la ventada de un árbol, que reúne varios cuentos.
Su novela Otros son los sueños ganó el Premio Xavier Villaurrutia en 1973. En este año, el premio también le fue concedido a Federico Arana, Héctor Aznar, José Emilio Pacheco y Tomás Segovia.
Otros son los sueños habla de la búsqueda de identidad hacia el interior. La protagonista es una mujer que habla a través de monólogos interiores, sin identificarse a lo largo de varias páginas. A lo largo de un viaje en tren, su voz empieza a dialogar con su esposo, mientras se recorre un trayecto mental y anatómico.
De sueños, presagios y otras voces (1978) es una colección de relatos en prosa poética editada por la UNAM. Contiene narraciones protagonizadas por personajes de la mitología griega como Electra, Orfeo y Eurídice.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
México regresa a Nigeria escultura yoruba. Entornos
2020-02-26 - 00:00
+ -