facebook comscore
Covid no detiene al Hotel de los Migrantes

Covid no detiene al Hotel de los Migrantes

Nación martes 04 de agosto de 2020 - 01:13

Por Luis Carlos Rodríguez González

En la llamada entrada al infierno del desierto, en la Ciudad de Mexicali, los migrantes deportados y desplazados centroamericanos y mexicanos que buscan el llamado sueño americano han encontrado un refugio, a los más de 40 ºC de temperatura, en espera de intentar cruzar hacia Estados Unidos.
El Hotel de los Migrantes en plena pandemia por el Covid-19 sigue funcionando y recibiendo lo mismo a michoacanos y guerrerenses que huyen de la violencia y el narcotráfico en esos estados; que centroamericanos que lograron burlar a la Guardia Nacional en el sureste y a los mexicanos que diariamente son deportados por el gobierno de Donald Trump.
En 10 años de operación, ha atendido a más de medio millón de deportados, desplazados, migrantes y las grandes caravanas de centroamericanos que buscan cruzar a EU, dijo a ContraRéplica Sergio Tamai Quintero, director del lugar.
Ubicado prácticamente frente a la puerta de metal giratoria por donde todos los días durante la pandemia una veintena de mexicanos son deportados por la garita de Mexicali, el viejo edificio de dos pisos ha sido el hogar temporal por casi cuatro meses de salvadoreños, hondureños, guatemaltecos, chiapanecos, sinaloenses y michoacanos, entre otros.
Jair, un joven hondureño recién desembarcado del tren conocido como “El Diablo”, que atraviesa la ruta del Pacífico, es decir Guadalajara, Mazatlán, Sonora y Mexicali, buscaba refugio después de casi dos meses de travesía desde Tapachula hasta este lugar.
Su rostro y brazos están prácticamente curtidos, quemados por el sol de hasta 50 ºC que tuvo que soportar en el lomo de metal de “El Diablo”, que es la nueva ruta que utilizan los centroamericanos ante el operativo del gobierno mexicano para inhibir y bajar a los migrantes de “La Bestia”.
“Ahora qué voy hacer. Ya no traigo dinero. Los pocos dólares me los gasté en el camino para medio comer algo y otra parte me lo quitaron policías en San Luis Río Colorado. Yo creo que me voy ir caminando o de aventón a Tijuana a una casa de migrantes religiosos en lo que me recupero del viaje e intento cruzar hacia Los Ángeles”, comentó.
Sergio Tamai, activista pro migrante, comentó que a pesar de la pandemia el flujo de migrantes, desplazados y retornados no se ha frenado en esta frontera con Calexico, California. “Vemos diariamente como llegan nuestros paisanos y los centroamericanos para intentar burlar el muro fronterizo y retar al peligroso infierno del desierto”.
Expuso, que de los 140 mil deportados por año por la garitas de Baja California que se dieron durante el gobierno de Barack Obama, las cifras bajaron a unos 60 mil en el mandato de Donald Trump. “En lo que va de este 2020 las cifras son de alrededor de 30 mil deportados”, apuntó.
Dijo que afortunadamente en Mexicali no se han detectado casos de Covid-19 entre la población de migrantes, desplazados y deportados. “Incluso aquí en el Hotel de los Migrantes, donde actualmente tenemos alrededor de cien personas de origen centroamericano y mexicano, personal del IMSS ha realizado exámenes y no hay ningún contagio”.
Rechazó que exista un freno al flujo migratorio durante la pandemia. “Tal vez no se estén viendo las grandes caravanas del año pasado, porque la Guardia Nacional lo está deteniendo en Chiapas, pero los migrantes siguen llegando a bordo del tren, todos los días llegan entre 20 y 30 centroamericanos, que obviamente buscan o están cruzando la frontera”.
Sumado a ello, indicó, se encuentran personas y familias mexicanas de Michoacán y Guerrero que han llegado al hotel para refugiarse temporalmente en espera que Estados Unidos les autorice asilo, pues sus vidas corren peligro por amenazas de grupos criminales.
“Ahorita tenemos una familia que huyó de Michoacán, es el padre, madre y cuatro menores. Están en espera de que pase la pandemia para pedir su asilo en Estados Unidos. No son casos aislados, son frecuentes los mexicanos que están siendo desplazados por el crimen y que llegan aquí a Mexicali”, dijo Sergio Tamai.
Esta familia proveniente de la llamada Tierra Caliente de Michoacán forma parte de los más de 11 mil mexicanos que están en espera de asilo por parte del Gobierno de Estados Unidos y que están huyendo de la violencia en diversos estados, de acuerdo con la Universidad de Texas y UC San Diego.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -