facebook comscore
En Iztapalapa, médico atiende a más de mil contagiados por Covid-19

En Iztapalapa, médico atiende a más de mil contagiados por Covid-19

Nación lunes 11 de enero de 2021 - 01:14

Luis Carlos Rodríguez González

Desde el epicentro de la pandemia en el país y la Ciudad de México, en Iztapalapa, el médico Eduardo Cruz Miranda atiende diariamente entre 20 y 30 pacientes, la mayoría trabajadores de la Central de Abastos, pequeños comerciantes, ambulantes, cargadores, amas de casa, niños, adultos mayores, contagiados por Covid-19.

“Somos los soldados rasos de la pandemia. En esta zona de Iztapalapa han muerto durante la pandemia de marzo a mayo del 2020, 10 médicos que tenían pequeños consultorios familiares como yo. Había dos caminos cuando empezó la crisis de contagiados y muertos: Te quedas en casa para protegerte y no atiendes a nadie o sigues atendiendo a cientos o miles de personas que no tienen seguridad social o seguros de gastos médicos”.

“Sin exagerar el año pasado atendí a más de mil pacientes con Covid-19, todos en mi consultorio. Fue una situación muy desgastante, tengo 64 años de edad, mi mente médica me decía ven a trabajar, pero mi sentido común me decía quédate en tu casa. Mi esposa tiene diabetes, tengo un hijo de 7 años y tenía la responsabilidad de cuidarme para cuidarlos a ellos en casa”, dijo a ContraRéplica.
En su consultorio, equipado con ozonificador para limpiar el aire y evitar contagios, en la colonia Lomas de la Estancia, en la Sierra de Santa Catarina, Iztapalapa, atiende diariamente por 150 pesos a los pacientes por Covid-19. Es un cobro simbólico.

“La zona en que la que estoy no hay manera de poder lucrar con esta emergencia, no puedes ni decir: vamos a recetarles oxígeno o este medicamento que es caro. He tratado de ser empático con la gente, me llegó un señor que vende flores, le tuve que regalar el tratamiento porque no tenía ni para comer, mucha gente se quedó sin trabajo o vive al día de lo poco que gana. Es muy complicado. Yo he caído en depresión, en angustia, en enojo, en cansancio, pero aquí sigo”.

Con cubrebocas, máscara, guantes y un traje blanco especial para atender a pacientes contagiados, comentó que en nueve meses de la pandemia ha visto de todo en consultorio. Desde los primeros pacientes, pequeños comerciantes y vendedores de la Central de Abasto que llegaron con alta temperatura y la garganta y lengua con ulceras hasta adultos mayores de casi 80 años y dos bebés que lograron sobrevivir. “Esto ha sido como una ruleta rusa”, apuntó.

“Estamos en el epicentro de la pandemia a nivel nacional, en Iztapalapa, con más de 3 mil muertes oficiales, con la mayor Central de Abastos de América Latina, con el 60 por ciento de su población económicamente activa dedicada al pequeño comercio, a los tianguis, como cargadores o diableros, pero también con una sector que no se cuida, que hace fiestas, que va a los supermercados en familia, que asiste a velorios, que no usa cubre bocas”, expuso.

Reconoció que de más de un millar de enfermos de Covid-19 que ha atendido, la mayoría son enfermos ambulatorios y de ellos alrededor del 60 por ciento se han recuperado. El 40 por ciento restante, no sabe cuál fue su desenlace porque ya no regresaron para seguir el tratamiento, no se comunicaron con él,
“Los más graves los mandamos al Autódromo Ricardo Rodríguez y salieron bien librados. Otros los he mandado al Belisario Domínguez. Un 60 por ciento de los pacientes, con confiabilidad, le puedo decir que los que le recete, el tratamiento, los curó. La mayoría han sido enfermos albulatorios”, subrayó.

El médico egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) recordó que empezó a recibir enfermos de Covid-19 en marzo del año pasado. El primer paciente y los que le siguieron en entre marzo y abril eran pequeños comerciantes, diableros, vendedores ambulantes de la Central de Abastos que se contagiaron ahí. “Al principio no sabía nada del virus, pero la mayoría de los pacientes que me llegaron con la garganta y la lengua como si fuera sarampión”.

“Tuve que ponerme a estudiar, actualizarme. Descargue el compendio de inmunología para entender cómo funcionaba el virus y poder atender la pandemia. Nos agarró el Covid a todos sin conocimientos y había que conocer los cuadros clínicos, los tratamientos, los síntomas, para saber qué tipo de antivirales y antinflamatorios utilizar. Separar o clasificar a los enfermos ambulatorios, asintomáticos, moderados y graves”.

“He atendido a alrededor de mil personas enfermos de Covid-19, el 60 por ciento de ellos son pequeños comerciantes, vendedores ambulantes, personas que no tienen recursos para ir a un hospital o rentar un tanque de oxígeno, por lo que los tratamientos y medicamentos que les doy son accesibles para que puedan superar la enfermedad”.

Dijo "soy de los pocos médicos que escuchan los pulmones y revisan la boca de sus pacientes, para conocer la gravedad de la enfermedad y así medicarlos. El Covid-19 provoca además de la infección la inflamación, en algunos pacientes es del pulmón, del cerebro, como una joven paciente que tuvo muchos dolores de cabeza o de las venas, por eso es importante la revisión clínica para saber qué les vamos a recetar, si requieren de nebulizaciones, de oxígeno, de vincularlos a un hospital o con tratamiento ambulatorio”.

Recordó con satisfacción el caso del adolescente Donovan, de 14 años, que tenía hepatitis y quien llegó a su consultorio contagiado, al igual que su padre, de Covid-19. En los primeros días el chico se la vio muy complicada con fiebre, había que nebulizarlo, atender el tema del hígado, pero cumplió su lapso de 14 días para Covid y otro mes para la hepatitis. “Lo logramos sacar adelante”.

“Tengo el caso de un señor ya grande y su hijo joven, ambos contagiados, comerciantes. Llegaron contagiados por Covid-19 y les di tratamiento. El joven me dijo que le inyectara algo para que se curara rápido y pudiera trabajar. Le explique ese virus no se curaba con inyecciones y que tenía que seguir el tratamiento. Al parecer no me hicieron caso, me enteré a los cinco días que ambos fallecieron”, recordó.

“Yo sé que mucha gente en Iztapalapa depende de su trabajo, la inmensa mayoría en esta alcaldía son pequeños comerciantes, vendedores, tianguistas, ambulantes, pero ello no debe ser obstáculo para que se cuiden, usen cubre bocas. Yo llevó 10 meses diciéndoles a mis pacientes de los riesgos de salir, pero también hay una actitud de no hacer caso, de ir en familia al super, de tratar de ahorrarse 10 pesos e ir al centro a comprar los juguetes. Es una negligencia que pone en riesgo a ellos, sus familias”, lamentó.

El médico, quien trabajó 20 años en el Hospital General de México, expuso dijo que los pacientes más pequeños que he tratado son dos bebés, uno de 3 meses y otro de 8 meses. Ambos salieron adelante sólo con paracetamol. “Los más grandes son de 74 años. Los dos con tratamiento y en reposo en su casa lograron sobrevivir al Covid-19. El varón se aventó 21 días hasta que salió negativo y la señora, una comerciante, en 14 días mejoró. Eso fue en abril, fueron de los primeros pacientes”.

Dijo que éxito en el tratamiento es individualizar los tratamientos, la consulta, porque no es lo mismo medicar contra el Covid-19 a un paciente con diabetes, con hipertensión, hepatitis o alguna otra comorbilidad.


Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Respalda AMLO exoneración de Cienfuegos Nación
2021-01-15 - 08:05
La planeación del listado para AMLO Nación
2021-01-15 - 01:39
+ -