facebook comscore
María Hesse retrata la historia del erotismo femenino

María Hesse retrata la historia del erotismo femenino

Entornos jueves 09 de enero de 2020 - 04:05

Redacción

Tras el fenómeno editorial que supuso su primer libro ilustrado, Frida Kahlo. Una biografía, traducido en catorce países y ganadora del Premio de la Fundación Nacional del Libro Infantil y Juvenil de Brasil, la sevillana Maria Hesse lanza El placer (Lumen, 2019), una obra personal en la que aborda la sexualidad femenina desde una óptica autobiográfica e histórica.
La sevillana, considerada actualmente como una de las 100 mejores ilustradoras del mundo por la editorial Taschen, se remite a los orígenes de la tradición judeocristiana para desmitificar los tabúes que por milenios han existido en torno a la menstruación y la sexualidad de las mujeres. Para ello, retoma la leyenda de la creación, que supone que la primera mujer no fue Eva sino Lilith, una compañera a la que Adán rechazó por ser demasiado “subversiva”, por considerar que sus deseo por ir más allá de los límites del Jardín de Edén lo alejaban de su devoción a Dios. Para, Lilith el acto sexual no se limitaba a la mera reproducción sino a la capacidad para experimentar placer.
En el Libro II de Ética a Nicómaco Aristóteles plantea que por naturaleza, el hombre está inclinado a sentir placer, pero advierte que a diferencia de la felicidad, éste es efímero y nos aleja de la virtud. Una cualidad infinitamente asociada a María, de la que erróneamente se cree conservó su virginidad, incluso, después de haber dado a luz a Jesús.
En su última obra, Hesse retoma esta cualidad no como un signo de virtud sino como una especie de celda carcelaria a la que los cuerpos femeninos fueron recluidos en penitencia por su capacidad para sentir placer. Así, entre recuerdos personales, y breves biografías históricas, la ilustradora recapitula sobre cómo a través de la historia las mujeres que se han atrevido a experimentar y sentir deseo han sido excluidas del cuadrante de “mujer buena” atribuyéndoles, por el contrario, connotaciones negativas que van desde “bruja” hasta la de “fácil”.
Cleopatra, las feministas Anaïs Nin, Simone de Beauvoir o incluso la actriz Hady Lamarr son algunas de las figuras que retoma para desmitificar las connotaciones negativas y explicar, incluso científicamente, el placer.
A manera de manual de educación sexual, Hesse utiliza una gama de hermosas ilustraciones que retratan la función de la vagina como un órgano capaz de proporcionar placer de manera natural. En ellas también retrata algunas de las condiciones a las que este órgano es sometido, por creencias religiosas, a la mutilación y la vergüenza.
“Mi cuerpo es un templo y a veces dejo que entren en él . Tanto esfuerzo para romper con una religión que me educó en la culpa para ahora sacralizar el sexo. Pasar del sexo por amor al sexo por placer, separar lo emocional de lo físico para acabar comprendiendo que el mayor placer está cuando sumas ambas cosas”, escribe al final de la publicación a manera de reflexión.
Sin embargo, Hesse olvida mencionar que incluso la construcción del amor tal y como lo concebimos es también una construcción social que al igual que el placer , hunde sus nociones en la tradición judeocristiana.





Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Presentan el libro ”Leyendas Soledenses Entornos
2020-01-17 - 15:10
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -